1976 - Back to Midway: ANÁLISIS

11 MAR 2021  15:00

marianoman

19

1976 - Back to Midway: ANÁLISIS

Ivanovich Games nos acerca en esta ocasión un shoot´em up clásico con novedades. Pilota el avión y dispara a cuanto enemigo se presente. Disponible para Rift, SteamVR y WMR.

Un divertido shoot-em-up inspirado en un clásico

Corre el año 1987. La hoy archiconocida Capcom lanzaba para las máquinas recreativas (cariñosamente para nosotros "fichines") el juego llamado 1943: The Battle of Midway, mejorando a sus muy bien acogidos por el público lanzamientos anteriores, tales como 1941 y 1942. La diferencia fundamental radicaba en que 1943 introducía mejores gráficos, sonidos, algunas mecánicas nuevas, la posibilidad de mejorar nuestro avión y, sobre todo, el trasfondo del rol nuestro pilotando estos aparatos.

 

1943 se posicionaba en la 2ª Guerra Mundial, cuando la flota japonesa atacó la isla de Midway, siendo para muchos historiadores la batalla que cambió el curso de esta guerra. Pilotando aviones P-38, se basó en la recreación de la derrota de la fuerza aérea nipona y de su flota.

 

 

Teniendo esta introducción como base, el equipo de Ivanovich Games, creadores de otros juegos inspirados en títulos nostálgicos como por ejemplo Operation Warcade, nos posicionará mediante nuestros visores de realidad virtual en este caso en “1976: Back to Midway”. Disponible desde su lanzamiento para Rift, Vive, Index, Windows Mixed Reality y ahora también para Quest y Quest 2.

Vemos qué nos depara esta vez el destino.

Volar al futuro

Dado que en 1976 la Segunda Guerra Mundial, para el bien de toda la humanidad, ya había culminado, Ivanovich Games da una vuelta de tuerca para introducirnos nuevamente sobre la guerra y generar el hilo conductor que nos llevará durante toda nuestra campaña a disfrutar de diferentes y entretenidos momentos.

 

Trasladándonos a un ficticio mundo en el que los nazis ganaron la guerra, el doctor Ivanovich (quien nos irá llevando de la mano a lo largo de la historia) ha logrado crear una máquina del tiempo con la que trasladarnos sobre un avión (cual Marty McFly en Regreso al Futuro sobre el DeLorean) a batallas clave para lograr torcer la línea temporal y hacer que los Aliados vuelvan a ganar esta batalla tan importante y volver a la normalidad el curso de la Segunda Guerra Mundial y, por consiguiente, la historia.

 

 

A medida que transcurre el juego, el profesor irá narrando los cambios que se irán sucediendo mientras ganamos y desbloqueamos cada misión. Encontraremos entonces una gran pincelada de humor que hará agradable cada final y comienzo de misión. Básicamente, y al igual que en el original 1943, la mecánica será la de un clásico shoot´em up: nuestro avión lo veremos desde una perspectiva superior y deberemos arrasar con todo avión, barco, torreta, helicóptero y cualquier otro enemigo que aparezca en pantalla.

 

Para la implementación en RV se nos posicionará dentro del laboratorio del profesor, sobre una cabina al estilo recreativa en el que veremos nuestro mando tipo HOTAS, los controles de inclinación, velocidad y energía de nuestro avión, y toda la acción por consiguiente transcurrirá en una pantalla gigante situada ante nosotros, como si fuese una pantalla de cine. La gracia de todo ello consiste en que todo lo que se muestra en la pantalla tiene relieve, profundidad y altura; por lo que veremos en repetidas ocasiones salir de pantalla aviones, explosiones, partículas, humo, etc.

Piloto condecorado

Se trata de una mecánica clásica y muy conocida, y dispondremos de 16 niveles con unas 63 misiones diferentes. Cada nivel nos presentará una serie de objetivos con su correspondiente jefe final, que deberemos derrotar para tratar de obtener el máximo de 5 estrellas.

 

Completar cada fase no será complicado, sabiendo que nuestras vidas son infinitas, aunque tenemos nuestro reloj medidor de energía, que al acabar conllevará la destrucción de nuestro avión; volveremos a aparecer inmediatamente, pero perderemos las monedas recogidas sobre nuestro avance en la fase. Dichas monedas serán muy importantes para implementar mejoras del arsenal para nuestro avión. Estas mejoras, lamentablemente, no son demasiadas, pero por nombrar algunas, podremos añadir misiles dirigidos, ampliar disparos en forma de "V", colocar disparos paralelos sobre las alas a los de nuestra ametralladora central, mejorar nuestro sistema contra impactos, y poco más. Una vez "compradas" cada una de estas mejoras con las monedas recogidas, luego simplemente será cuestión de potenciarlas, lo que hará que cada uno de nuestros proyectiles quiten algo más de energía del enemigo, o bien que nuestro avión pueda absorber más impactos sin ser destruido.

 

 

La obtención de estrellas consiste, por tanto, en cumplir con diferentes requisitos al finalizar cada fase. Algunos ejemplos podrían ser recoger una cierta cantidad de monedas, eliminar un número de enemigos de forma consecutiva, evitar que nuestro avión sea destruido un número determinado de veces, etc.

 

Dicho esto, serán las estrellas las que marcarán nuestro ritmo de la progresión, ya que, una vez superados algunos niveles, se nos pedirá tener un mínimo de estrellas para poder avanzar a la siguiente fase. El reto entonces no será finalizar los niveles, sino hacerlo de la mejor manera posible para obtener el máximo de estrellas en cada misión.

 

Debido a este nivel de progresión, el juego invita a rejugar muchos de sus niveles, y dependiendo de la habilidad de cada uno, puede llegar a completarse en aproximadamente 5 horas. Cada finalización de nivel llevará un registro sobre diferentes puntuaciones, y se mostrará una tabla global de todos los jugadores que hayan realizado cada proeza.

Variedad no es calidad

En este apartado el juego peca de poca variedad. Si bien los modelados son excelentes, ni bien avancemos en los primeros niveles habremos visto prácticamente todas las variantes de enemigos, por lo que a lo largo de los demás niveles será cuestión de ver más cantidad en cuestión de volumen y combinación de estos en pantalla. Barcos y torretas estarán muy repetidos, sumaremos helicópteros de diferentes tamaños, y quizás encontraremos algo mas de variedad en los modelos de aviones presentados, diferenciándose más en sus armas y tamaños.

 

 

Pasa algo similar con los jefes finales, muy repetidos y con patrones de movimiento y ataques muy sencillos. Hubiese sido mucho más impactante que solo se diferencien de los enemigos comunes solo por su tamaño.

 

Se echan en falta también más mejoras en nuestro armamento, tales como "PowerUps" de cambio en la velocidad de los disparos, bombas para limpiar la pantalla, o al menos eliminar más cantidad de enemigos a la vez. Solo existen unos pocos, y en contadas ocasiones, con los que podremos hacer "gigante" nuestro avión o acoplarle un par de pequeños acompañantes en cada ala. Tampoco existe un botón para el clásico rizo interior, también conocido como looping, para evitar algún ataque.

Exprimir la RV

El titulo nos presenta una novedad a la que llaman "Zona de Inmersión". Podremos acceder a estas zonas en dos oportunidades por cada nivel, recogiendo los símbolos marcados con la letra "Z" al pasarles por encima. Es aquí donde pilotaremos el avión desde la cabina o desde una vista posterior en tercera persona. Estas mini-fases tendrán objetivos específicos, mientras volamos por encima de búnkeres, acabamos con barcos, escuadras de aviones y terminamos muchas veces aterrizando en un portaaviones.

 

 

La implementación de estas zonas no es la mejor. Quizás los controles se tornan algo toscos y requieren algo mas de adaptación, pero aporta un grado de frescura y novedad, por lo que el titulo no sería el mismo si no las tuviera.

 

Acompañando a todo el combo tendremos sonidos de disparos, explosiones y una banda sonora acorde a lo esperado. La música de fondo de las misiones casi pasa desapercibida por la gran cantidad de efectos sonoros propios de la batalla que estamos librando, y por momentos se vuelve abrumadora en el buen sentido, generando una concentración e inmersión sobre cada acontecimiento. Es de agradecer que la propuesta se encuentre traducida al español, por lo que podremos disfrutar de cada detalle de los menús y acontecimientos citados por el profesor Ivanovich.

¿Pilotar es tarea sencilla?

En cuanto a la variedad de opciones disponibles, hay para todos los gustos:

  • Controladores RV: disponemos de 2 opciones, simular manejar la palanca del avión, siendo algo más complicado pero más real, o usar el stick derecho o izquierdo y sus botones de cada mando indistintamente.
  • Teclado: funcional pero poco recomendable, ya que con el visor puesto es fácil perderse.
  • Joystick tradicional: Sin mucho que decir, una de las mejores opciones para todo tipo de jugadores.
  • También tiene soporte para HOTAS.

 

CONCLUSIÓN

Los shoot´em up no son un estilo que abunde en este nuevo mundo de la realidad virtual, por lo que aplaudo el esfuerzo y la dedicación del estudio para tratar de lograr (en especial a los más "viejitos") sumergirnos y volver a recrear este mundo mágico de antaño. Si bien no es la mejor opción para promover las fortalezas de la realidad virtual, por momentos lo logra y en otros se queda algo corto. De todas maneras, es un título para no dejar pasar si tienes ganas de jugar a algo descontracturado y sin romperte la cabeza resolviendo nada.

 

El juego ha sido analizado con Quest + Link.

VRGameCritic

+ Apartado gráfico logrado

+ Fuerza a rejugarlo por medio de ranking

+ Sencillo y al grano

+ Traducido al español

- Floja implementacion de los controles en la zona de inmersión

- Falta de más Power Ups y variante de enemigos

- Inteligencia artificial

6,8 "Bueno"

1976 - Back to midway (PC)

6.8

Lanzamiento / Diciembre 10, 2020

The storyEs el año 1976. Nos encontramos en una realidad distópica en la que el ejército nazi terminó imponiéndose al frente aliado y ganando la Gran Guerra. En este apocalíptico universo paralelo, ...

Nota de los usuarios

6