Blair Witch VR: Quest - ANÁLISIS

9 NOV 2020  18:30

sellocpr

3

Blair Witch VR: Quest - ANÁLISIS

Recorre las tenebrosas entrañas del bosque The Black Hills en este oscuro juego basado en La bruja de Blair. Disponible para Quest.

Bienvenido a Black Hills

En estas fechas tan "halloweñas", aterriza en nuestros visores Quest un terrorífico juego que nos pondrá la piel de gallina hasta por escuchar su nombre, y no es otro que Blair Witch VR, el título exclusivo, por el momento, de la tienda de Oculus Quest, que llega para acercarnos como solo la realidad virtual sabe hacer el universo del Proyecto de la bruja de Blair.

 

Hace ya unos cuantos lustros, hubo una película que revolucionó en cierta manera el género de terror y fue un éxito en taquilla por aquel entonces. Hablamos de "El proyecto de la bruja de Blair", una película que, a título personal, me pereció un buen "meh", pero que sentó las bases en un estilo nuevo a la hora de grabar la cinta y que nos hacia partícipes de la historia en cierta manera al meternos en la panorámica que recogía la videocámara doméstica, convirtiéndose ésta en la principal protagonista del film, un estilo cinematográfico que hoy conocemos como found footage. Hoy en día hemos visto decenas de producciones con ese estilo heredado de la ya mítica película que antes mencionábamos, ya sean películas o videojuegos, donde encontramos decenas de casos que saben beber de ese estilo cinematográfico a través de una videocámara doméstica que se convierte en nuestros ojos en la oscuridad ante la adversidad que se abre ante nosotros.

 

Blair Witch se lanzó el año pasado como un juego sin realidad virtual llevado a cabo por el estudio independiente Bloober Team, los creadores entre otros de Layers of Fear y el próximo juego de terror para Xbox / PC, The Medium, pero ahora nos traen esta adaptación a nuestro medio favorito, que promete elevarnos las pulsaciones por encima de lo que nos gustaría gracias al tenebroso universo que encontramos en la saga cinematográfica.

 

Primeros minutos

Particularmente, siempre que me enfrento a un juego de terror, estoy expectante por lo que me va a ofrecer, ya que es un género que amo y disfruto por encima de cualquier otro dentro del metaverso virtual. Por eso, encontrar además juegos que huyen de lo casual y nos ofrecen historias adultas y densas dentro de Quest, como es el caso, es algo para celebrar. Cuando accedemos por primera vez al título, encontramos un interesante lobby en forma de salón siniestro, que hace las funciones de menú y de ajustes de rigor, y que será además la antesala de nuestra aventura. Os recomendamos que lo exploréis detenidamente, puesto que los usuarios más propensos al motion sickness encontrarán suficientes sus ajustes predilectos para paliar los terribles mareos virtuales, y es que Blair Witch VR es un juego donde podemos movernos libremente por los diferentes escenarios, y cuenta con opciones de giro suave, gradual o tener la posibilidad de poder activar blinders, algo que agradecerán los usuarios más propensos.

 

Por otro lado, podemos activar nuestro idioma en los ajustes pertinentes, aunque por desgracia solo en textos, por lo que si tienes problemas con el idioma de Shakespeare, podrás leer lo que está sucediendo en la entretenida narrativa que nos proponen. Además, en estos primeros compases podemos fijarnos en la calidad gráfica y visual del juego, un acabado que, sin llegar a ser la panacea, cumple satisfactoriamente tratándose de un juego que puede ejecutarse incluso en un Snapdragon 835.

 

Antes de comenzar por la siniestra aventura que protagonizaremos, encontramos una serie de opciones de personalización que ya nos da pistas del co-protagonista que nos acompañará a lo largo de la historia, un carismático perro que responde al nombre de Bullet y que, en el apartado correspondiente del menú, podemos personalizar previamente, cambiándole la raza o los colores del collar que porta. Una vez tengamos todo listo y a nuestro gusto, estaremos preparados para embarcarnos en esta historia de terror paranormal.

 

Una siniestra historia en el bosque de Black Hills

Siempre es emocionante adentrarse en una aventura con tintes terroríficos, más aún si nos liberamos de los cables que nos atan en otras plataformas VR y que no sucede con nuestras Quest en la cabeza, donde juegos como este son una delicia con algo de espacio para jugar y dar rienda suelta a nuestros miedos y emociones. Cabe destacar que aunque, por el momento, el juego solo está disponible para el visor estrella de Oculus, se espera su llegada a las principales plataformas VR en el futuro.

 

El juego arranca en el año 1996, dos años después de los eventos de la película original. Ellis, un ex-policía y veterano de guerra, viaja al bosque de Black Hills, en Burkittsville (Maryland) para unirse al grupo de búsqueda de un niño desaparecido, Peter Shannon, de nueve años. Trae con él a su perro mascota, Bullet. Mientras conduce hacia el bosque, llama a su ex-novia, Jess. Cuando llega al bosque, en un descampado tomado como base de misiones por la policía, con varios coches aparcados, toma su linterna, adquiere un walkie-talkie y comienza la búsqueda, en paralelo con la actuación de la policía, que lidera el sheriff Lanning.

 

El comienzo de nuestra aventura sirve para familiarizarnos con los controles, donde poco a poco y gracias a la comunicación por radio o vía telefónica que entablamos con el resto de personajes, nos vamos introduciendo en la terrible historia que se abre ante nosotros. Como herramientas de campo, contaremos con un walkie-talkie para comunicarnos con el sheriff Lanning, que nos irá dando pistas de cómo va avanzando la investigación y búsqueda de Peter Shannon.

 

Por otro lado, contamos con un teléfono móvil que será nuestro nexo con Jess, la ex-novia de nuestro protagonista y que será nuestra vía de escape ante las inseguridades y problemas psicológicos que tiene nuestro personaje en diferentes circunstancias. Además, contamos con un cuaderno de anotaciones y pistas, una linterna que curiosamente podemos cambiar de posición e incluso colgárnosla en el pecho, y un silbato muy especial que servirá para guiar a nuestro inseparable perro Bullet. De esta forma, podemos indicarle donde debe dirigirse, si tiene que detenerse o si tiene que ir a nuestro lado, todo un acierto que hace que entablemos una empatía especial ante él y su compañía.

 

Por último, nuestro personaje cuenta con el accesorio icónico de la saga cinematográfica y no es otro que nuestra videocámara doméstica, una cámara que podemos usar en primera persona para ver mejor en la oscuridad o podemos introducir cintas de vídeo que iremos encontrando para ver mediante su clásica pantalla de TFT lo que ha ido sucediendo en este misterioso bosque encantado.

 

Walking simulator de terror psicológico

La aventura se va desenlazando a medida que vamos descubriendo nuevas pistas o nos vamos descubriendo a nosotros mismos, ya que Ellis, el personaje al que encarnamos, sufre episodios de paranoia y trastornos psicológicos que hacen que vivamos verdaderas pesadillas mentales y hacen florecer las inseguridades de nuestro personaje, entremezclando los fenómenos paranormales que se suceden a nuestro alrededor y el estrés de nuestro protagonista, de forma que no sabremos si estamos viviendo la realidad del bosque de Black Hills o la aterradora fantasía de Ellis.

 

El juego se desenvuelve en mecánicas al más puro estilo Walking Simulator, aunque con matices, y es que normalmente este tipo de juegos se desenvuelven de manera pausada, sin demasiada acción y sin la posibilidad de defendernos de nuestros enemigos por no disponer de armas o la capacidad de propinar golpes por parte de nuestro personaje. Pero estamos ante un juego que hace que podamos recorrer rápidamente el escenario si nos lo proponemos, más allá de que Bullet, nuestro inseparable perro, nos pedirá que le sigamos cuando encuentra alguna pista a toda velocidad. Por otro lado, gracias a nuestra linterna personal, podemos mantener alejados los diferentes espectros que nos acechan en las sombras del bosque y que huirán si les enfocamos con la linterna.

 

Bullet, nuestro fiel amigo

Sin duda, el personaje más carismático del juego es nuestro inseparable amigo perruno Bullet, un bálsamo de seguridad ante la inmensidad del bosque que se abre ante nosotros y que sabrá ayudarnos en diferentes puntos de la historia, además de que, como os podéis imaginar, recorrer los aterradores parajes de Black Hills se tornan mucho más amenos con un pastor alemán a nuestro lado. Como vimos en los primeros párrafos de este análisis, podemos personalizar a nuestro Bullet particular en el menú de inicio, dándole un aspecto diferente, cambiar su raza o alternando los diferentes colores de su collar.

 

Bullet, a lo largo de la aventura, se convierte en algo más que un perro que nos sigue, y es que contamos con un silbato para dar instrucciones a Bullet y que éste nos obedezca. De esta manera, podemos ordenarle que nos siga, que se dirija hacia donde deseemos o que se detenga ante peligros a los que Bullet no puede acercarse. Además, como buen perro policía, nos ayudará a seguir el rastro de diferentes pistas que iremos encontrando, y es que llevando hacia su afinado sentido del olfato cualquier pista que encontremos, Bullet nos llevará por el sendero adecuado para quizá encontrar más rastros que ayuden en nuestra investigación.

 

Una historia que bebe de demasiados clichés

A lo largo del título nos hemos venido topando con demasiados clichés típicos del mundo del terror. Cada cierto tiempo encontramos mecánicas o situaciones que nos recuerdan a demasiados juegos y que nos lleva a la conclusión de no saber explotar de forma original la intra-historia que se esconde detrás de una franquicia como La Bruja de Blair. Así, a medida que vamos desvelando la sobrecogedora aventura, nos vamos encontrando situaciones que hemos visto en decenas de films e incluso dentro del mundo del videojuego. Outlast, The Evil Withing o incluso P.T. son algunos ejemplos claros en pantalla plana, pero incluso en VR encontramos mecánicas y situaciones que nos recuerdan a Resident Evil VII, aunque no explotadas de igual manera. Me explico: a lo largo del juego iremos encontrando cintas de vídeo que serán el nexo de unión entre lo sucedido y el presente, un nexo que, al igual que sucedía acertadamente en Resident Evil VII, hará que nuestro presente cambie en cierta manera, pero en Blair Witch VR debemos de observar la cinta con detenimiento a través de la antiquísima pantalla TFT de nuestra videocámara; en cambio, en REVII podíamos vivir la cinta en primera persona y recorrer el recuerdo como el protagonista de la cinta, una mecánica que a este Blair Witch VR le hubiera sentado de perlas, pero que por desgracia no encontramos.

 

El juego, a medida que vamos recorriendo los entresijos del bosque The Black Hills, se empieza a tornar repetitivo, y aunque logra tenernos en tensión en la mayoría de las aproximadamente 5/6 horas de duración que nos llevará completarlo, lo cierto es que no varía mucho en cuanto jugabilidad. Tendrás que buscar cintas repartidas por el lugar y visualizarlas en el lugar de los hechos acontecidos en las mismas, para detener la imagen en el momento exacto donde crees que está sucediendo algo. Si lo haces bien, un elemento del propio vídeo se plasmará en la realidad de nuestro personaje, una mecánica que en las primeras veces llega a enganchar, pero que a medida de irse repitiendo pierde todo su encanto inicial. Quizá se podría haber alternado alguna situación para no dejar al usuario con ese regusto de estar jugando a lo mismo una y otra vez pero en diferentes escenarios.

 

CONCLUSIÓN

Sin duda, el catálogo de Quest empieza a estar cada vez más interesante y con más juegos que huyen un poco del estilo casual de lo que solemos ver en la tienda. Prueba de ello es este interesante Blair Witch VR, que aterriza en nuestros visores para meternos en la tensión y el miedo característicos de la afamada saga de La Bruja de Blair como solo la RV sabe hacer.

 

Nos encontramos ante un juego que no desentona en su faceta gráfica, y que además cuenta con subtítulos en nuestro idioma, donde sus alrededor de seis horas de duración te harán sentir el miedo y tensión del terror psicológico que se encierra en la mente de nuestro personaje, todo ello con una interesante historia como telón de fondo y acompañados de Bullet, nuestro inseparable perro policía que se convierte en nuestro apoyo más grande mientras nos enfrentamos a los miedos de nuestro personaje y a los fenómenos paranormales de Black Hills, aunque a medida que vamos desvelando los entresijos de la historia, el juego se nos empieza a antojar un tanto repetitivo, pero sabiendo encontrar muy bien el equilibrio entre tensión y curiosidad durante la totalidad del título.

 

Estamos seguros que a la mayoría de usuarios les parecerá un gran título para su colección de juegos VR, quizá para los más exigentes con esto del terror en realidad virtual, el juego nos lleve a demasiados clichés típicos en películas y videojuegos, más allá de que no nos termine de meter el miedo que esperamos de un título de estas características

 

Hemos realizado este análisis con el primer modelo de Oculus Quest.

VRGameCritic

+ Tensión durante todo el juego

+ Nuestro inseparable perro Bullet

+ Con subtítulos en nuestro idioma

+ No abusa de los jumps scare sin sentido

+ Historia interesante...

- ...pero que no termina de explotar lo que esperamos de un juego de la franquicia de La bruja de Blair

- Se puede hacer repetitivo

- Muchos clichés y no siempre bien resueltos

- Para los más exigentes dentro del terror VR, se puede quedar corto

7 "Muy bueno"

Blair Witch VR: Quest (Quest)

7

Lanzamiento / Octubre 29, 2020

Blair Witch: Oculus Quest Edition es un juego narrativo de terror psicológico basado en la leyenda de la bruja de Blair. Un niño ha desaparecido en el conocido bosque de Black Hills, cerca de ...

Nota de los usuarios

?