Project CARS 3: ANÁLISIS

5 NOV 2020  15:00

ddbspawn

14

Project CARS 3: ANÁLISIS

La baraja nos muestra unas cartas que inducen a pensar que esta partida será nuestra. La suerte está echada, pero una vez rebasada la línea de meta, un claro sentido de decepción nos embarga. Disponible para Rift, SteamVR y WMR.

El que no corre vuela

Así podría definirse el movimiento de ajedrez que la más que conocida Codemasters llevó a cabo para adquirir el estudio desarrollador de la franquicia de Project Cars, los británicos Slightly Mad Studios. Llamaban la atención hace unos meses con tal jugada, y no nos sorprende el interés de la también británica Codemasters - fundada nada más y nada menos que en 1985 - ante una franquicia que era, hasta la fecha, un ejemplo a seguir, especialmente con su sobresaliente Project Cars 2.

 

Toda una vida, la de Codemasters, como bien saben los mas viejunos de Real o Virtual, implicados en el desarrollo de simuladores de conducción y también en la distribución de todo tipo de títulos. Sorprende, eso sí, que en sus últimos años no fueran ni mucho menos el ejemplo a seguir en estos terrenos asfaltados o de tierra. Slightly Mad Studios les pasó rápidos y veloces por la izquierda, alzando la mano en señal de código militar, saludando y alejándose rueda a rueda, perdiéndose en la lejanía.

 

Y si no puedes contra el enemigo, haz como harían en Ford: cómpralo. Así, el reinado de Ferrari empezaría a tambalearse.

 

Project Cars 2. La referencia. Project Cars 3. Forzalizando la franquicia.

No voy a descubrir nada al decir que Slightly Mad Studios captó el interés de todo el mundo aficionado a la velocidad con su primer Project CARS. Pero no contentos con llamar la atención, decidieron confeccionar el juego definitivo. Así, crearon Project Cars 2. Y no contentos con conseguirlo, decidieron darle soporte para VR. Y así sucedió. Dios miró todo lo que habían hecho y consideró que era muy bueno. Así que, por más que me devane la cabeza, no entiendo porque Codemasters consideró que todo era mejorable. Si no esta roto, para qué pretendes arreglarlo...

 

La entrada de Codemasters hizo que la franquicia diera un volantazo. Sí, esta claro que la gente de Slightly Mad Studios ya estaba desarrollando el título antes de ser adquiridos, pero parece claro que, en los últimos kilómetros antes de llegar a meta, la dirección fue modificada. Y me da que considerablemente, además no se escondieron. Codemasters quiso abrir el acceso a más jugadores, tal vez pensaron que tener un título tan exigente como Project Cars 2 limitaba la entrada de sangre nueva, y por extensión, había que cambiar carrocería y algo del motor.

 

Los referentes fueron claros y los tenían a mano: Grid o Driveclub VR, títulos o propiedad de la desarrolladora/editora o en los que habían trabajado responsables de este Project Cars 3. Pero había otro referente que nada tenía que ver con los responsables de Project Cars 3, era la franquicia de conducción más exitosa del momento, Forza Motorsport. El título de Microsoft Studios, dividido en dos claras marcas, la madre y su muy divertida y espectacular Horizon, que parece claro que han llegado a línea de meta kilómetros por delante de sus más próximos competidores. Un juego a medio camino entre el simulador y el arcade (tal vez con la dirección un poco más escorada hacia el arcade), que jugaba a los cromos de coches y a su adquisición como verdadero combustible de su funcionamiento.

 

Pues Project Cars 3 ha copiado esa carrocería. Pero como hicieran en su momento los chicos de Hyundai con su Coupé, una cosa es la fachada y otra es tener en verdad el motor de un coche de carreras. Y es que, aunque ha sabido mantener ciertos elementos básicos del motor de Project Cars 2, los añadidos para esta tercera entregan se me antojan que han conseguido ahogarlo. Al menos si eras un enamorado de esa preferencia al simulador más puro que tenía su antecedente. Por, desgracia, los añadidos realizados no se han llevado a cabo sin dejar de pagar peajes. Toda la personalización visual en el coche se ha cobrado una víctima, la personalización en las características de los neumáticos, gasolina, pistones...

 

No solo hay recortes en los elementos anteriormente mencionados, Project Cars 3 también se recorta con respecto a su anterior entrega en el número de circuitos, como el mítico de Le Mans que desaparece por temas de licencias. Tampoco hay circuitos rally cross, así que no podrás tirar de tus derrapes habituales sobre tierra, algo que sí podías disfrutar en la segunda entrega.

 

Una IA rota. Unas ayudas de tren de la bruja. Mas arcade

Que el juego se controle mejor con un gamepad que con un volante (el utilizado para esta review es un Thrustmaster T80 RW Ferrari 488 GTB) deja bien claro por donde van los derroteros con esta tercera entrega. Y no, no hagáis caso a otras reseñas de otros medios que circulan por la red. Conducir este juego con volante no está nada premiado, al contrario. El control con el gamepad se antoja sorprendentemente idóneo para ajustar la trayectoria del vehículo a la carretera y no salirse de ella.

 

Si no eres bueno en este tipo de juegos, tranquilo. Podrás bajar la dificultad y convertir la experiencia en un tren de la bruja. La única diferencia es que tu manejarás la locomotora. Si te sales de la carretera, mejor dedícate a matar marcianos, porque esto no es lo tuyo. Ahora que lo pienso, si te sales del circuito, contáctanos ¡Lo tuyo es de noticia!

 

Reducción de velocidad automática en las curvas, marchas con un control total por parte del juego, hasta de la dirección. Y el problema es que, personalmente, no hay un terreno intermedio de dificultad donde uno o bien no sienta que está siendo llevado de la mano en todo momento, o bien se encuentre en un puñetero infierno donde estás siempre fuera de la carretera o la IA parece dirigida por Steve McQueen (guiño, guiño, codazo, codazo de nuevo a los mas viejunos).

 

La IA de nuestros competidores gestionada por el propio juego está rota, mal equilibrada. Cuando parece que les has pasado de largo para no verlos jamás (o al menos no hacerlo hasta la señal de meta), estos empiezan a parecerse a Ayrton Senna y enseguida te encontrarás rebasado por prácticamente todos los pilotos. ¿Mande? Yo quiero el motor de esos coches. Póngame dos.

 

Eso sin hablar de las "melees" generadas en las curvas. Hay momentos que, literalmente, y siguiendo el símil con un parque de atracciones, esto parece los "coches de choque". Y la sublimidad del momento coche de choque será cuando el juego entienda que has incumplido las reglas (te has salido del circuito, por poner un ejemplo) y te penalice no solo reduciendo tu velocidad sino también convirtiéndote en un "Ghost Rider". De repente te encontraras siendo atravesado a lo Ghost (sí, otra referencia viejuna a esa película viejuna de Patrick Swayze, actor que tampoco conocerás si no eres viejuno) por todos los coches y pilotos del circuito.

 

¡Chispeante! Así que si quieres una competición más equilibrada, la alternativa se antoja o bien jugar a "Contrareloj" mejorando los tiempos, o por supuesto el "multijugador" del título, que es simple y efectivo.

 

Heredero de Project Cars 2. No todo es malo

Salvando estos problemas no solucionados en continuas actualizaciones, la impostada mayor accesibilidad del título ha conseguido que éste sea más grande, o que al menos lo sea en una serie de apartados. Primero, con una personalización de los coches que bebe de nuevo del Forza o del GT, pero que se recibe de buena lid en la franquicia. El modo historia, llamado aquí "trayectoria", nos ofrece un montón de horas con unas 192 carreras. Todas estas variadas y donde os aseguro que no nos aburriremos.

 

A nivel técnico el juego escala un puesto por encima de su segunda parte, en la que ya era bastante destacado, sobre todo a nivel de eventos meteorológicos. Correr con el suelo mojado mientras llueve es una autentica gozada (aunque nada fácil). Eso sí, tened cuidado y que no os pase lo que me paso a mí. Subí tanto de nivel mi coche, que al final éste no me servía para ninguna de las competiciones que tenía desbloqueadas en el modo "trayectoria", por lo que me encontré en una situación donde el único modo para poder jugar a este modo era volver a quitar las mejoras. ¡Bizarro!

 

Aparte de este modo "trayectoria" y el mutijugador, tenemos el modo "rivales", donde encontrarás eventos diarios, semanales y mensuales que superar. Y por supuesto, también podremos crear un evento personalizado donde adaptemos el circuito y la carrera a nuestras necesidades del momento.

 

¿Y en VR?

Lo primero de todo, y creo que indispensable si no habéis jugado a esta franquicia, es que leáis la extensa, documentada y magnífica review que mi compañero Óscar llevó a cabo de la segunda entrega Project Cars 2. Y digo que es importante leerla porque acercándonos a este título en su funcionalidad virtual, la segunda entrega marcó las guías que esta tercera entrega nos presenta, al menos en cuanto a su inmersión y fidelidad gráfica. Y como ya veréis si leéis la reseña, también en lo que respecta a su IA.

 

Como he comentado antes, jugar con volante es algo que os afectará notablemente en VR, pues al tener un mejor control en gamepad, la inmersión se verá notablemente reducida si finalmente desestimas usar el volante.

 

Hemos tardado en realizar la review desde el lanzamiento del juego y la razón era clara: éramos muy conscientes de fallos en el rendimiento del juego en este apartado, gráficamente sin mejoras evidentes con respecto a su antecesor. Es más, con evidente popping, una tasa de frames de condena a cárcel y un antialiasing que brillaba por su ausencia. Todo esto se me antojó poco normal en un juego de los antecedentes de éste, por lo que esperamos, y tengo que decir sabiamente, a que lloviesen las actualizaciones. Actualmente, a dos meses de su lanzamiento oficial, el juego ha mejorado notablemente. No es la panacea a nivel visual, pero se han arreglado muchos problemas.

 

El juego nos ofrece un menú de opciones, limitados, pero donde se antoja indispensable la posibilidad de modificar su supersampling sin necesidad de herramientas externas como el Oculus Tray Tool. Otras opciones vienen encaminadas a adaptar la experiencia en VR a tu especial gusto, como por ejemplo "control de mirada", "centrar vista al iniciar" o "proximidad de cámara para renderizar".

 

Project Cars 3 es ahora muy disfrutable en VR, con un rendimiento que no perjudica para nada la experiencia de juego y con unos elementos visuales a la altura de lo que se le esperaba. Eso sí, sigue siendo demandante y para nada no un ejemplo de optimización.

 

CONCLUSIÓN

Reconozco que esperaba más de Project Cars 3, y es algo más que justificado. Veníamos de un videojuego modélico, su segunda entrega, que sin ser un iRacing, mucho mas enfocado en un público específico, conseguía notablemente todo lo que se proponía.

 

La apertura del titulo con esta tercera entrega a un público mayor a través de elementos sacados directamente de otras franquicias más exitosas (la que viene rápidamente a la cabeza por su rotundo éxito y su cercanía en el tiempo es Forza Motorsport), ha conseguido en los que ya conocíamos las virtudes de la anterior entrega, descolocarnos.

 

Ahora es un título a medio camino de todo, donde por un lado es superado por franquicias más exitosas, y por la parte que a nosotros nos interesa, la VR, se encuentra superado por un sí mismo del pasado: su segunda entrega. Así, se me antoja complicado recomendar el título si aún no has jugado a su segunda parte. Si lo has hecho ya, pasados dos meses de su lanzamiento donde han podido pulir cosas, es aconsejable que si quieres hacerte con el título lo hagas con cierta predisposición a encontrarte una entrega diferente, con la que a buen seguro disfrutaras, pero en ningún momento considerarás tu título de referencia.

 

 

Análisis realizado en un PC con Oculus Rift S y una RTX 3090 OC.

VRGameCritic

+ En VR los caminos seguidos son los mismos que su magnífica segunda entrega.

+ Los efectos atmosféricos.

+ La variedad de elementos estéticos para incorporar a nuestros coches.

+ La gran cantidad de cosas que hacer.

- Control mejor en gamepad que en volante.

- IA muy irregular.

- Visualmente nada revolucionario con respecto a la segunda entrega.

- Se queda en tierra de nadie al "abrir" la franquicia a sangre nueva.

- Eliminación de varios circuitos míticos por temas de licencias, que sí estaban en la segunda entrega.

6,5 "Bueno"

Project CARS 3 (PC)

6.5

Lanzamiento / Agosto 28, 2020

Project CARS 3 renueva completamente la experiencia con el mando, ofrece ayudas completamente personalizables y rediseña el modelo de conducción para que resulte más convincente y divertido. ...

Nota de los usuarios

4