Skyworld: Kingdom Brawl - ANÁLISIS

De Vertigo Games y Vive Studios nos llega un juego de combates con cartas ambientado en el mundo de Skyworld. Disponible para Rift, SteamVR, Windows MR y Quest.

9 OCT 2019  15:00

Sr_Ton

Skyworld: Kingdom Brawl - ANÁLISIS

Juega tus cartas con astucia

Todo campeón fue una vez un contendiente que se negó a rendirse (Rocky Balboa)

¿Qué es Skyworld: Kingdom Brawl? Es un juego de combates estratégicos en tiempo real por medio de cartas con ambientación medieval-fantástica, en el que cada carta pone en juego un grupo de unidades en miniatura, o bien activa algún poder mediante cartas de hechizos. También contiene elementos de tower defense, pues nuestro objetivo será destruir el castillo y/o fortalezas enemigas mientras protegemos las nuestras. ¿Habéis jugado a Clash Royale en móviles? Pues sería algo parecido, pero sin los odiosos elementos free to play monetizados. Como veremos en este análisis, si bien es posible jugar contra adversarios no humanos, es un juego claramente enfocado a los enfrentamientos online entre dos jugadores. ¡Que de comienzo la batalla!

 

¡A luchar por el reino!

Nuestro punto de vista durante el juego es el típico "modo dios" en primera persona. Con nuestras gigantescas manos iremos soltando cartas sobre la mesa para que éstas cobren vida en el punto deseado. Cada carta tiene un coste en maná, por lo que a veces tocará esperar unos segundos a que la barra se recargue para así jugar nuestra carta más valiosa. Las unidades, una vez están sobre la mesa, escapan a nuestro control y se dirigen de modo automático hacia su objetivo más cercano. Las escaramuzas se desarrollan en una maqueta circular donde se escenifican diversas ambientaciones para el campo de batalla. Nuestro objetivo es destruir la base del enemigo bajando su barra de vida, y para llegar a la misma las unidades recorren caminos lineales entre los castillos rivales acercándose al objetivo más cercano. Todo transcurre en tiempo real y a un ritmo frenético. Una vez roto el equilibrio entre atacante y defensor, será difícil recuperarse y probablemente veremos caer nuestro castillo. Ante la derrota, las burlas al enemigo están aseguradas.

 

Aunque se puede jugar solo contra la IA en distintos niveles de dificultad, es un juego sin campaña individual y claramente enfocado al online para retar a amigos u otros usuarios. Skyworld: Kingdom Brawl ofrece la posibilidad de enfrentarnos a otro jugador sin importar su visor, dado que cuenta con juego cruzado entre plataformas. En el fondo de eso se trata, de echar partidas cortas contra otros jugadores y vuelta a empezar, para poco a poco ir mejorando nuestra habilidad personal y el mazo de cartas. Puede parecer poco, pero las partidas son bastante ágiles y divertidas. Además, contamos con un modo competitivo con rankings (tanto global como en clanes) y rango de habilidad para medir nuestro nivel dinámico frente a los demás, entre otros. Por su parte, los puntos de experiencia irán subiendo el nivel nuestro avatar o general -terminología sacada directamente de Skyworld-. Es interesante observar que ninguna partida es en vano, pues incluso perdiendo seremos recompensados de un modo u otro.

 

Esta carta será decisiva en la batalla.

Un mazo para controlarlos a todos

En los espacios entre partidas es muy importante configurar un buen mazo. Para ello se dispone de 8 casillas para seleccionar las cartas que queramos usar durante los combates. Ademas, existen 8 modificadores, uno para cada ranura del mazo, para añadir mejoras a las cartas que queramos. Normalmente añaden alguna ventaja que es compensada con algún defecto. Tras cada combate conseguiremos monedas de oro para desbloquear nuevas cartas, aunque también tenemos las monedas celestiales para obtener nuevos avatares. Sé a lo que suena esto, pero no es lo que parece. Todo se consigue en el juego de forma natural y sin "micropagos". En este caso, el desbloqueo de elementos es gratuito y satisfactorio a mi parecer.

 

En la configuración del mazo podemos elegir entre unidades y hechizos -los dos tipos de carta-. Algunas unidades son individuales, como por ejemplo héroes, criaturas fantásticas o armas de asedio, y otras son grupos de arqueros, de soldados, etc. Además, cada unidad es de un tipo específico, como suele ocurrir en este tipo de juegos. Así, hay unidades aéreas que son fuertes frente a las terrestres pero vulnerables a los arqueros, armas de asedio para destruir fortalezas rápidamente, etc. Son solo ejemplos, pues las unidades más avanzadas pueden ser fuertes frente a más de un tipo de unidad. También es importante tener en cuenta las estadísticas de cada unidad para configurar un mazo de ocho cartas lo suficientemente equilibrado y competitivo.

 

Lanzas de hielo para congelar al enemigo.

Las comparaciones son odiosas

Kingdom Brawl es un buen juego en su género, pero para  aquellos que disfrutaron de Skyworld sentirán que les falta algo. No sé si  es algo personal, pero a mí me ocurre. Sin ser malo este spinoff, me gustó más Skyworld. Los logos y la estética son calcados, pero los enfoques de ambos juegos son diferentes. En el primero, tal y como analizamos en su día, teníamos gestión de recursos y estrategia basada en turnos. Solo cuando se producían encuentros entre los generales pasábamos al campo de batalla. Sin embargo, en Skyworld: Kingdom Brawl se opta por el combate directo. Es divertido como lo era entonces, e incluso se ha ampliado con respecto a aquel pero, en cierta forma, es coger una parte del todo. De hecho, en este sentido no tiene una campaña para un solo jugador como tenía el primero. Quizás no tendría mucho sentido, es cierto, pero en cierta medida se siente como un hermano menor. No obstante, si te gusta esto de los combates basados en cartas y no habías oído hablar de Skyworld, el título te dará diversión con su variedad de tropas y escenarios -se incluye por cierto el DLC Fresh Meat que amplía contenido-.

 

El enemigo aprieta.

Un final feliz

Hablemos un poco de los baches en el camino, como su lanzamiento en Quest que fue un tanto accidentado, llegando incluso a ser retirado de la tienda temporalmente. El online no iba bien, y en un título como este, siendo así, te quedas sin nada. Es sin duda su mayor baza. Por fortuna, todo esto ha quedado atrás, ya que tras esos primeros compases los desarrolladores solucionaron los problemas y actualmente el juego funciona a la perfección. A la hora de encontrar adversarios online no he tenido el mayor problema, encontrando adversario normalmente en menos de un minuto. Menos mal, en este caso, la sangre no llegó al río y tuvimos un final feliz.

 

 Es importante configurar un buen mazo.

Un mundo de color

El estilo gráfico es igual a Skyworld, pues tanto el mundo como el diseño de las unidades lo toma de aquél. Es todo muy colorido y luminoso, lo cual causa un efecto agradable mientras se juega. Artísticamente es bastante resultón, pero en Kingdom Brawl se echa en falta un poco más de nitidez, sobre todo en la visión global de las batallas. Se sigue optando por un estilo cartoon con personajes sin rostro que, al ser observados de cerca, resultan bastante básicos. Al menos en Oculus Quest, la sensación final es un juego que cumple sin destacar demasiado.

 

La música es de temática medieval y bastante genérica, no destaca especialmente a decir verdad. Eso sí, al menos en mi caso no llega a un nivel capaz de fastidiarnos la experiencia. Sin duda, donde peor sale parado el juego es en el apartado sonoro. Sin ser un despropósito, considero que es un tanto plano y no ilustra las contiendas que se desarrollan en el campo de batalla.

 

 ¡Hacia la victoria siempre!

CONCLUSIÓN

Estamos ante un título modesto que tiene muy clara su propuesta: ofrecer batallas mediante el uso de cartas coleccionables. Si te gusta el género, no te va a defraudar a pesar de sus limitaciones. Combatir en Skyworld es divertido, sin duda. Tiene una puerta de entrada fácil, es accesible, pero llegar a dominarlo es harina de otro costal -es "hard to master" suele decirse-. A veces te tocará morder el polvo ante rivales más experimentados. Por cierto, está traducido al español. Yo lo veo ideal para partidas cortas para amenizar espacios entre otros títulos mayores. Una batallita de Skyworld: Kingdom Brawl no hace daño a nadie, salvo quizás, a las tropas virtuales enemigas. ¡A luchar!

 

El juego ha sido analizado en su versión de Oculus Quest.

+ Es divertido

+ Ideal para partidas cortas

+ Buen multijugador online

- Puede cansar tras varias partidas

- Se siente por debajo de Skyworld

- Un apartado sonoro muy plano

6,6 "Interesante"
VRGameCritic

Comentarios

Enlace al foro