OhShape: ANÁLISIS

20 DIC 2019  15:10

ray_manta

8

OhShape: ANÁLISIS

Pon a prueba tus reflejos, haz ejercicio, recuerda tus clases de yoga... o algunas pruebas de concursos como "Humor Amarillo". En este juego tu cuerpo es la pieza del puzle a encajar. Disponible para Rift, SteamVR y WMR, y próximamente para PSVR y Quest.

Las manos hacia arriba, las manos hacia abajo...

ACTUALIZACIÓN:

OhShape salió de acceso anticipado el pasado 13 de diciembre, así que es el momento de que cerremos nuestro análisis con algunos comentarios sobre la versión final (que no definitiva) e incluyamos una buena nota, la que se merece un trabajo bien hecho, con las promesas cumplidas y habiendo atendido algunas de las sugerencias de la comunidad.

 

Doce son, de momento, el número de canciones oficiales, una docena de temas tecno/bailables de estilos diferentes, desde el funky al trap pasando por el k-pop. Existe la posibilidad de añadir nuestras propias canciones y escenarios a través de un editor de niveles que se puede descargar de manera gratuita desde la web oficial del juego o desde su canal en GitHub. A modo de ejemplo se incluye ya un nivel extra en la carpeta de escenarios creados por usuarios. 

 

 

Los niveles, que se pueden jugar en 3 grados de dificultad, se han enriquecido en la versión final. Además de adoptar la pose adecuada o esquivar muros sólidos, ahora nos encontraremos con paredes sólidas de color rojo que tendremos que romper golpeando sus puntos débiles con nuestros puños. Y para complicar más la cosa, en nuestro camino tendremos la posibilidad de coger "monedas" para aumentar nuestra puntuación. Pero cuidado con distraerse por ser avariciosos: el objetivo principal sigue siendo llegar al final del recorrido adoptando las poses exactas de las formas recortadas en los muros azules.

 

El juego es todo un desafío, exige agilidad, coordinación de movimientos y memoria. La velocidad a la que se acercan las paredes llega a ser endiablada, así que no nos va a quedar más remedio que repetir una y otra vez esa canción que se nos resiste hasta aprendernos la coreografía correcta. El número de de fallos permitidos es de seis. Para los más torpes se ha añadido la posibilidad de ser invencibles, es decir, no importará la cantidad de paredes que nos "comamos" para llegar al final. Es la opción de "lo importante es participar".

 

Otra novedad es el poder reducir el espacio virtual necesario para desplazarnos a izquierda o derecha para esquivar muros sólidos. Se agradece el detalle, no todos tenemos siempre habitaciones o salones enormes libres de obstáculos. Pese a esta opción, OhShape sigue exigiendo un área de juego lo más despejada posible, yo diría que un mínimo de 2x2 metros.

 

 

Las buenas vibraciones que nos produjo OhSaphe se han confirmado. Estamos ante un muy buen juego rítmico que además de divertirnos, nos puede ayudar a mantenernos en forma.

 

 

ARTÍCULO ORIGINAL (16/10/2019):

¿Recordáis el concurso "El Muro Infernal" (Duro contra el Muro)? Se basaba en la idea de una pared que se acerca rápidamente con un único hueco por donde poder atravesarla. Si los participantes no adoptaban la pose o figura exacta, al agua o se estampaban contra el muro.

 

 

De la tele a nuestros visores

El estudio español Odders Lab (podemos conocer más sobre ellos en este programa de La Hora Virtual) ha pensado que algo tan divertido se podría adaptar a la RV, y el resultado es Oh Shape , un juego que en parte sigue la estela del éxito de Beat Saber, aunque el parecido es más en la forma que en el fondo. En ambos juegos nos enfrentamos a objetos que vienen hacia nosotros, pero mientras que en el juego de los sables tiene mucha importancia el ritmo, en este la música es un acompañamiento de fondo, no es lo decisivo.

 

Si estáis en ROV, o habéis jugado a Beat Saber o habéis visto algún vídeo, sabréis que no todo es cortar cubos a sablazos láser, sino que de vez en cuando hay que agacharse o esquivar un muro sólido. La mecánica jugable en Oh Shape se basa en enfrentarse a un muro tras otro, con la particularidad de que hay que hacerlo adoptando la figura que está recortada en esa pared.

 

The Wall (El MURO)

Una pared tras otra, viniendo hacia nosotros cada vez más deprisa y exigiendo posturas más complicadas, y de propina, muros sólidos para esquivar a izquierda o derecha, otros que nos obligan a agacharnos y objetos que coger o golpear. Reflejos, velocidad, agilidad, música trepidante: la diversión está garantizada desde el primer minuto.

 

Acceso Anticipado

El juego está todavía en desarrollo, disponible ya en early access para PC, pero con idea de desarrollar también versiones para PSVR y Quest. ¿Está todavía muy verde o merece la pena pagar ya los 14,99€ que cuesta y verlo crecer? Os voy a contar mi experiencia tras haberlo jugado durante 3 semanas, y luego vosotros decidiréis.

 

Visualmente no es un juego rompedor, la acción se desarrolla en el típico escenario virtual, esta vez en colores claros. Pero no es que esto importe mucho, poco tiempo vais a tener de mirar el "paisaje", vuestros ojos van a tener que concentrarse en lo que viene a toda velocidad: el muro.  

 

Necesita mejorar

Lo cierto es que el muro y sus figuras son un poco sosas. Una pared es una pared, pero no vendría mal un poco de variedad. Y las figuras... a ver, uno se conserva en buena forma y tiene "tipín"... ¡pero el monigote con el que tenemos que encajar está a falta de varios bocadillos. Hemos jugado varias personas, y el comentario de los poseedores de barrigas cerveceras ha sido: "yo por ahí no paso". Y sí, se atraviesa el muro si se adopta la pose adecuada, pero estropea bastante la inmersión ser un camello atravesando el ojo de una aguja. Como idea para los desarrolladores, podría haber una opción para adaptar la altura y la anchura en base al jugador real.

 

Otro punto a mejorar es la dificultad. Hay temas que en nivel fácil son imposibles o demasiado frustrantes por dos motivos:

El primero y más importante: jugamos con mandos, no con un traje háptico. Y sí, el programa, los mandos o los sensores detectan bastante bien nuestra postura en el mundo real pero da la sensación que no siempre del todo correctamente. Lo hemos jugado con HTC Vive, con sus excelentes bases de detección de posicionamiento y sus mejorables "maracas". También puede ser que seamos muy torpes, pero lo que es seguro es que los muros vienen a demasiada velocidad como para poder reaccionar y adoptar la silueta correcta. Auténticos "máquinas" de Beat Saber se han rendido con temas "fáciles" de Oh Shape.

La segunda frustración llega de la mano de un problema común en todos los juegos VR que exigen movimiento: el calor. Si uno se atasca en un nivel, el juego pone fácil el repetirlo una y otra vez, pero cuando al tercer intento notamos que estamos sudando, lo dejamos. Sí, lo hemos jugado entre agosto y septiembre, pero en una habitación más o menos fresca y con un ventilador (y vivo en el norte). Probablemente la experiencia mejore en invierno o en un salón con aire acondicionado, pero los visores dan calor, sí o sí.

 

¿Y el dichoso cable?

Contra todo pronóstico, no hemos tenido problemas con el cable. Siendo un juego en el que tenemos que estar moviendo brazos, agachándonos, adoptando diferentes poses en un breve espacio de tiempo... nadie ha acabado con el cable enganchado al cuello o a una pierna. En parte porque en mi caso lo tengo colgando del techo y no se arrastra por el suelo, pero también porque una vez adoptada la postura con la que debemos atravesar el muro, permanecemos quietos de esa forma aunque sea brevemente y porque la transición de una posición de nuestros brazos a otra es más o menos lógica, fluida. Digamos que el juego no exige estar a la pata coja con los brazos en cruz y al mili-segundo posterior haciendo la postura del sol (al menos en los niveles actuales). Sin embargo, creo que el cable sí puede ser molesto para otros. Este juego está pidiendo a gritos un futuro traje háptico... ¡y una versión para Oculus Quest!

 

 

CONCLUSIÓN

Oh Shape es un juego que va por buen camino. En su estado actual es divertido (más con amigos), aunque todavía hay pocas fases/canciones. Sus creadores van añadiendo más y, aunque todavía no tenemos la herramienta, en una próxima actualización podremos añadir nuestras propias canciones al juego.

 

El juego ha sido analizado con HTC Vive. En este caso hemos optado por no indicar nota al tratarse de un título en acceso anticipado.

VRGameCritic

+ Horas de diversión

+ Editor de niveles

+ Bueno, bonito y barato

- Exige un área de juego despejada

- Que no esté todavía para PSVR ni Quest

- Aunque no lo sea, puede parecer "otro juego rítmico más"

8 "Muy bueno"

OhShape (PC)

8

Lanzamiento / Diciembre 13, 2019

OhShape es un juego VR de ritmo donde los jugadores tienen que mover todo su cuerpo para atravesar, golpear o esquivar muros siguiendo el ritmo de la música. Es un juego inmersivo para todo tipo de ...

Nota de los usuarios

10