Wolfenstein: Cyberpilot - ANÁLISIS

Entra en el mundo de Wolfenstein y haz probar a los nazis un poco de su propia medicina. Pilota sus máquinas de guerra y derrótalos. Wolfenstein: Cyberpilot es un juego de Bethesda desarrollado por Machine Games y Arkane Studios. Disponible para Vive, Index, WMR y PSVR.

29 JUL 2019  9:50

Sr_Ton

33 comentarios

Wolfenstein: Cyberpilot - ANÁLISIS

Máquinas de matar

¡Tenemos a un alemán aquí que quiere morir por su patria, concédele ese deseo! (Brad Pitt como el Teniente Aldo Raine en Malditos Bastardos).

Estamos en una París distópica de 1980 dominada por los nazis dentro del conocido universo de Wolfenstein. La resistencia utiliza tecnología robada a los nazis para combatirlos. Nosotros, como piloto hacker de la resistencia, utilizaremos varios de esos vehículos poderosos de forma remota para contribuir a la causa y derrotar al enemigo. Desde esta premisa, conducidos por un sencillo hilo argumental, realizaremos varias misiones que son una simple excusa para dar rienda suelta a la muerte y destrucción de los enemigos con la diversión que ello conlleva. Recorreremos atractivos escenarios de este universo que esconden algunas referencias a la saga. De hecho es posible que para algunos pueda sentirse como un complemento de su hermano mayor Wolfenstein: Youngblood desarrollado también por Machine Games y Arkane Studios, responsables de Prey o Dishonored. Ambos se desarrollan en este París ficticio de 1980 y comparten también día de lanzamiento. Uno se pregunta si en algún momento se planteo Cyberpilot como un complemento RV para Youngblood como ya hicieron con aquella experiencia RV para Prey. Quién sabe, especulaciones aparte, ambos nos llegan como títulos independientes y perfectamente jugables por sí solos.

 

 

A los mandos de las bestias mecánicas

En la versión de PSVR aunque se puede jugar con dualshock es mucho mejor hacerlo con controladores Move como suele ocurrir en juegos en primera persona. En este caso es más inmersivo jugar sentado, pues sentados vemos la cabina de pilotaje. Cada Move representa cada una de nuestras manos sujetando los controles en el mundo virtual. Tanto en las transiciones entre misiones como en los controles de las máquinas, el juego se esfuerza por ser inmersivo. Veremos nuestro cuerpo, así como el movimiento de brazos y manos con torsiones imposibles incluidas. Además de las acciones por botones que pasaremos a describir, podemos manipular objetos en la base y dentro de la cabina algunas maniobras requieren de interacción con botones o mecanismos virtuales. Es el caso para activar escudos o llamar a drones de curación. Así mismo también disponemos de indicadores como por ejemplo el de vida o el de sobrecalentamiento de las armas. Todos estos elementos se agradecen pues contribuyen a una mayor inmersión.

 

En el primer tramo del juego pilotaremos un Panzerhund, esto es, un perro gigante mecanizado equipado con lanzallamas. Usaremos este "mecha" a modo de ejemplo para describir los controles dejando el resto de vehículos para que los descubráis por vosotros mismos. Con ligeras variaciones los fundamentos son los mismos. Con el gatillo derecho disparamos el lanzallamas allá donde apuntemos con el Move. Debemos dosificar su uso, pues si abusamos llenaremos la barra de sobrecalentamiento. Por su parte con el gatillo izquierdo nuestro Panzerhund cargará contra todo lo que tengamos delante. Con los botones centrales derecho e izquierdo, retrocedemos y avanzamos respectivamente. Para los giros utilizamos los dos botones inferiores del Move derecho -equis y círculo-. Si hiciéramos lo mismo pero en el Move izquierdo tendríamos desplazamientos laterales. Los controles son fáciles de dominar pero no optimizan el movimiento. Aparte de no poder girarnos 180º, el problema viene cuando tenemos que utilizar botones en el mismo Move. Por poner solo un ejemplo, si queremos avanzar y desplazarnos lateralmente a la vez, tendríamos que pulsar dos botones con el mismo pulgar lo cual es posible pero incómodo. Ante este tipo de situaciones uno se pregunta por qué no imitar controles que funcionan como los de Borderlands 2 VR o Skyrim VR, entre otros. Aún así, no es algo dramático y son detalles que pronto olvidamos. Salvo estos detalles, los controles en general funcionan bien.

 

En cuanto a las opciones, disponemos de movimiento libre por giro a tramos o también giro suave -opción que se habilita en el selector de grados-, así como regular la velocidad del giro. Además, disponemos de opciones de confort y una opción para movernos en la dirección que apuntemos con el arma. A mí personalmente no me gusta, pues limita nuestros movimientos. Entre otras opciones el juego dispone también de un selector de dificultad de la partida.

 

¡Arderéis malditos nazis!

 

Un refugio para la resistencia

Durante todo el desarrollo de la historia estaremos sentados y un ascensor nos llevará de una planta a otra de nuestra base. En todo momento nos hablará una mujer, nuestro superior dentro de la resistencia. Ella nos acompañará durante nuestra aventura y nos indicará siempre cuál es la siguiente tarea o misión a realizar. No nos será difícil entenderla pues el juego está totalmente doblado al español. Además, esta voz será el hilo conductor de lo que se nos quiere contar. No es nada complejo pero ayuda a crear una atmósfera y a introducirnos en el mundo de juego. En este caso el tratamiento de la ambientación contribuye, sin duda, a mejorar la inmersión.

 

En la base tendremos que realizar tareas sencillas sin dificultad alguna. El objetivo una vez más es hacernos participes del mundo de juego y de esa resistencia de París de la que formamos parte. Tras estas tareas se nos muestra el nuevo vehículo incautado a los nazis que hackearemos para poderlos pilotar de forma remota. A ello le sigue un breve tutorial con los controles básicos. Al terminarlo realizaremos la misión correspondiente ya sea de acción directa o de infiltración sigilosa. En total son 4 misiones entre las que se intercalan tramos pausados en la base. La narrativa tiene claramente tintes peliculeros y sirve de apoyo a la acción, para darle contexto. Aunque el final se me hace un tanto precipitado tiene unas consecuencias inesperadas e interesantes. No encontraremos cinemáticas o escenificaciones grandilocuentes pues, más allá de la parte jugable, la narración se apoya sobre todo en lo verbal. Me imagino un Wolfenstein: Cyberpilot de este tipo con la puesta en escena cinemátografica de Blood and Truth y tendríamos algo muy grande. También de mayor presupuesto, claro.

 

 

Vienen directos hacia la cabina.

El poder de las máquinas para destruirlos a todos

El pilar básico del título que nos ocupa es la acción y sentirnos como auténticas máquinas de masacrar al ejercito nazi alternando con algunos tramos o misiones de sigilo e infiltración. En este sentido las sensaciones jugables mientras recorremos los escenarios son excelentes. Junto con la inmersión es lo mejor del juego. Quemar nazis como insectos y hacer saltar por los aires todo su arsenal pesado no tiene precio. De hecho sus menos de tres horas de duración nos saben a poco aunque no solo por lo bueno de la propuesta. Se observan algunas carencias como veremos.

 

Las misiones son demasiado simples y lineales. Aunque estamos ante un juego de movimiento libre en la práctica, no se aleja demasiado de un shooter sobre raíles. Esto es, avanzas, te encuentras un grupo de enemigos, avanzas, aparece otro grupo y así sucesivamente. La IA enemiga tampoco es que sea el no va más. Digamos que todo es una excusa para trasmitir sensaciones jugables y son muy buenas, ojo, nadie lo duda. Si uno se detiene a pensar un poco no encontrará una estructura compleja detrás de la escena. No es necesario que la haya pero en este caso, un mejor diseño de escenarios y/o misiones elevaría significativamente el listón del juego en mi opinión. El esqueleto de la criatura es sólido, le falta algo de carne.

 

Nada nos puede detener.

 

Error en el sistema

Además de las posibles mejoras en los controles he experimentado algunos fallos durante la ejecución del juego. Por ejemplo, en un par de ocasiones tras un error, me echó al menú principal de la consola. Debo decir en su defensa que dispone de puntos de control prácticamente tras cada encuentro con enemigos por lo que en ninguna de las dos ocasiones perdí demasiado. En algunos tramos observo problemas con la percepción del mundo y las escalas de los objetos. No siempre tienen el tamaño que deberían. Concretamente, se me hace especialmente molesto en la segunda misión. Como ya descubriréis, es lógico un cambio de escala, sin embargo algunos elementos fallan. Aún así, tampoco son fallos demasiado sonados, al poco de jugar te acostumbras y te olvidas.

 

También hay otras cuestiones menores. En ocasiones puntuales, los brazos, los objetos o los vehículos se atraviesan entre sí superponiéndose, lo cual da una sensación extraña. Es algo que se puede forzar mientras estamos en el hangar observando la máquina que tendremos que pilotar. Basta con acercarla hacia nosotros para notar el fallo. También me atasqué en algún punto por culpa de un bug. Tuve que cargar de nuevo la partida porque algún objeto de la base, imprescindible para continuar, se me había caído y no volvía a materializarse -quizás atravesó la mesa pero no podía verlo-. Entiendo que son cuestiones menores que no afectan demasiado, ni rompen el juego ni mucho menos. En cualquier caso entiendo que son subsanables en futuras actualizaciones.

 

¡Son demasiados!

 

Luz, fuego y destrucción

Gráficamente el juego destaca, es notable. Como las máquinas pilotadas son casi todas de gran tamaño, la escala de los escenarios es grande por lo que veremos los enemigos muy pequeños y no tan nítidos en distancia largas. Al observar de cerca nuestro entorno o los enemigos, se aprecia con más precisión el nivel de detalle. Todo está recreado para hacernos sentir ahí. Mientras jugaba me asaltaba un deseo de poder moverme libremente por toda la ciudad. El escenario te hace soñar con una exploración mayor en él. Me ha gustado moverme por ellos. El sonido y la música, sin destacar especialmente, refuerzan en todo momento la idea de tener entre manos una maquinaria pesada poderosa. La brutalidad y la destrucción serán cantos celestiales para nuestros oídos.

 

Destrucción a la carta.

 

CONCLUSIÓN

Si nos acercamos a Wolfenstein: Cyberpilot con actitud desenfadada y expectivas bajas seguramente nos llevaremos una grata sorpresa. Es un juego con buenas sensaciones jugables. Es divertido. No obstante, uno no deja de sentirlo como un complemento dentro de la saga Wolfenstein. Creo que es algo objetivo. No se pretendía algo diferente pero uno siente que le falta algo. Si pensáramos en un Wolfenstein principal con todas las de la ley, Cyberpilot sería algo más que un largo tutorial para controlar diferentes "mecas" nazis. Lo estás pasando bien, quieres que el juego expanda las herramientas mostradas y justo cuando empieza a despegar se termina. Por supuesto, el camino mereció la pena. Si hago volar mi imaginación, avisto un triple A con esta misma base entrando directo en el top de títulos de RV. Con un poco más aquí y otra pizca más allá podría conseguirse. Ojalá así sea, pues no hay nada para alegrar el día como masacrar un puñado de nazis virtuales sobre todo tras una dura jornada de trabajo. Die, die, my darling!

 

El juego ha sido analizado en su versión de PSVR.

+ Matar nazis

+ La sensación de inmersión y poder

+ Buena jugabilidad

+ Buena atmósfera, buenas intenciones narrativas

- Es corto, sabe a poco

- Misiones sencillas sin profundidad

- Las mecánicas no se explotan

- La IA enemiga

6,8 "Interesante"
VRGameCritic

Comentarios (33)

Enlace al foro
  • ray_manta

    ray_manta

    Visores

    HTC Vive
    Oculus Quest
    A 9.99€ en Steam... por si a alguno todavía le pica la curiosidad de comprobar por sí mismo si es divertido o no.
    0 0
  • cercata

    cercata

    Visores

    Oculus Rift
    PlayStation VR
    Oculus Go
    Oculus Quest
    ray_manta:A 9.99€ en Steam... por si a alguno todavía le pica la curiosidad de comprobar por sí mismo si es divertido o no.

    Da tiempo a acabarselo en 2 horas ???? lol lol

    Yo ahora mismo creo que ni aunque fuese gratis, Cuando acabe el Asgard's Warth seguramente habrán salido el Thief Simulator y el Espire 1, y ademas tengo una viciada buena con el A-10C del DCS ...
    0 0
  • ray_manta

    ray_manta

    Visores

    HTC Vive
    Oculus Quest
    2 horas me ha durado. No lo veo un mal juego ni un timo ni una demo técnica, quizá teníamos las expectativas demasiado altas.

    Por 20 € quizá no merezca la pena, por la mitad sí. El mayor problema es que no es difícil, con un poco de cuidado es un paseo. Y lo que es una cagada es el difuminado, que a 3 metros de tú cabina se vea todo borroso. No lo entiendo, ¿es una decisión artística para simular que estamos viendo el mundo a través deñ cristal de una cabina o qué carajo es esto? Una chapuza.

    En las otras incursiones de Bethesda en la VR esto no pasa. A nivel quizá más personal, es un juego que me ha mareado y mucho. Puedes escoger diferentes formas de giro y velocidad, pero no he debido de acertar con la más adecuada para mí.

    Yo le pondría de nota un 6.
    1 0