Blood & Truth: ANÁLISIS

Analizamos el esperadísimo juego de London Studio nacido a partir de la famosa pero efímera experiencia "London Heist" que tanto dio que hablar. Exclusivo de PSVR.

28 May 2019  9:00

gopozgon

32 comentarios

Blood & Truth: ANÁLISIS

No juegues como un héroe, sé el héroe

Han pasado más de dos años desde que se lanzó el pack “Playstation VR Worlds” que englobaba varias experiencias, donde London Heist se alzó con el mérito de indiscutible protagonista; y al igual que una gran masa de jugadores pidió desde los inicios de PSVR la transformación del pequeño "Robot Rescue" en un título completo -con el genial resultado que ya conocemos-; en paralelo la mayoría hacíamos lo mismo con este pequeño pero suculento aperitivo llamado London Heist que nos introducía en una efímera película de gangsters que nos dejó con muchísimas ganas de más.

 

 

Llega el momento de saber si el experimentado London Studio es capaz de conseguir un éxito similar al de Japan Studio a la hora de adaptar un pequeño concepto y convertirlo en algo grande bajo una gran tormenta de expectativas, pues son muchas las puestas en un título que está llamado a ser el impulsor de ventas de PSVR en esta primera mitad de 2019.

 

Una historia de gangsters

Del mismo modo que ya hemos visto en algún otro juego, la historia se desarrolla de inicio en una mesa de interrogatorio frente a Carson, quien sospecha que somos la llave para desenmascarar una gran conspiración, y será a través de la conversación con él como iremos reviviendo la historia que terminó con nosotros en esa mesa.

La trama nos introduce en la piel de Ryan Marks, soldado de las fuerzas especiales que vuelve a casa para asistir al funeral de su padre; y como siempre ocurre -o eso nos han hecho ver las películas de gangsters-, tras la muerte de un jefe de una "influyente" familia, es poco el tiempo que pasa hasta que aparece quien quiere aprovecharse y hacerse con buena parte del pastel; por lo que junto a nuestra madre y hermanos libraremos una guerra que sacudirá múltiples localizaciones de Londres, desde lujosos casinos o galerías de arte, hasta barrios de los bajos fondos de la ciudad.

 

Para ayudar con el desarrollo narrativo, en London Studio han trabajado codo con codo junto al productor Rick Porras -con trabajos a sus espaldas como Contact, Forrest Gump o el Señor de los Anillos-, y es que inmediatamente queda claro que Blood and Truth no es un simple shooter más, sino que la carga narrativa es muy notable, con puntuales momentos en los que incluso pasaremos cerca de media hora sin desenfundar el arma siquiera.

La mejor noticia aquí es que pese a no disparar a nadie, durante estos minutos disfrutaremos de entretenidas conversaciones entre los distintos personajes (algunos de ellos con mucho carisma) y mientras tanto el juego continuará explotando la realidad virtual con múltiples diferentes interacciones para seguir avanzando en una historia que cada vez nos absorberá más, haciéndonos sentir dentro de una película de gangsters que pese a no tener una trama excesivamente compleja, bien podría resultar de una mezcla de trabajos del bueno de Guy Ritchie como RocknRolla junto a otros más cercanos al clásico blockbuster palomitero de acción como James Bond.

 

 

Podríamos hablar de varias de estas llamativas formas de interaccionar con el mundo, aunque preferimos que las descubráis por vosotros mismos, pero para que os hagáis una idea, os podemos decir que viviremos situaciones como una en la que atraeremos a los enemigos a una pista de baile poniendo música; y desde la posición del DJ podremos seguir pinchando, haciendo scratch con los discos, metiendo múltiples efectos en las canciones o manipulando las luces de la pista; todo ello sin dejar de repartir plomo a todo enemigo que se acerque a la fiesta que les hemos preparado.

 

La interacción con el entorno es continua y el esfuerzo por conseguir una buena variedad de situaciones es notable y está conseguido en cierta manera, pese a que las grandes protagonistas indiscutibles siempre serán los tiroteos con las 9 armas disponibles y en menor medida el uso que le daremos a nuestro pequeño bolso de herramientas, con las que podremos desactivar cerraduras, desatornillar mecanismos o cortar cables, entre otras posibilidades.

 

 

Hot spots al servicio del espectáculo

Sin duda el aspecto más controvertido del título es la mecánica de desplazamiento que transcurre a través de Hot Spots, y que ha conducido a la aparición de múltiples quejas o cuanto menos ciertas dudas entre todos aquellos defensores acérrimos del desplazamiento libre (entre los que en cierto modo me incluyo) como método casi único e indispensable para poder disfrutar de una inmersión total en Realidad Virtual; pero al igual que lo que llaman "la regla de los tercios" en fotografía no te obliga a seguirla para poder conseguir una gran imagen, en Realidad Virtual -visto lo visto en Blood and Truth- saltarse la "regla del movimiento libre" igualmente puede no alejarte de la posibilidad de crear un buen juego, siempre y cuando esa falta de movimiento esté justificada de alguna manera.

 

Para desplazarnos, únicamente tendremos que pulsar un botón de nuestro DS4 o PS Move mientras miramos hacia uno de los varios Hot Spots que podremos tener frente a nosotros o a nuestros lados, pero al contrario que lo que ocurría en Bravo Team, no sufriremos ninguna pérdida de inmersión en las transiciones ya que podremos seguir disparando continuamente mientras nos desplazamos hacia la nueva cobertura.

 

 

La justificación para incluir Hot Spots en Blood and Truth se llama espectacularidad, y es que viviremos continuas escenas que recuerdan a múltiples películas de acción como John Wick, Misión Imposible o Jungla de Cristal; y es que cuesta mucho pensar que habría sido posible disfrutar de estas inspiradas coreografías rodeadas de explosiones, saltos imposibles y lluvias de plomo con la necesaria libertad que va de la mano con el movimiento libre.

Las espectaculares escenas que se nos plantean recuerdan en ocasiones a otros juegos de aventuras como la saga Uncharted, donde siempre se guardan puntuales momentos en la historia en los que a costa de perder cierta libertad, construyen divertidas y espectaculares escenas que muchos tenemos guardadas en la retina; y viniendo de un equipo que quiere llegar a ser "el Naughty Dog de la VR", creemos que Blood and Truth es una buena carta de presentación; con un apartado gráfico sobresaliente y una banda sonora muy buena compuesta por una orquesta de 90 personas, sumado a la existencia de estas espectaculares situaciones con zonas del escenario destructibles y la siempre bienvenida opción de activar el tiempo bala en ocasiones, hacen que sea prácticamente imposible evitar venirse arriba mientras disparamos a dos manos, devolvemos granadas al enemigo o lanzamos cargadores al aire para cargar el arma con estilo.

 

A la hora de llevar nuestro arsenal entre los continuos mares de balas que atravesaremos, tendremos una cartuchera a cada lado donde enfundar nuestros revólveres, así como la opción de guardar a nuestra espalda hasta dos armas largas como ametralladoras o escopetas, mientras en el pecho llevaremos la munición que no faltará durante todo el juego y que cargaremos manualmente cogiéndola de nuestro pecho y simplemente acercando la mano a la zona de recarga del arma en cuestión, haciendo de esta una mecánica muy rápida e intuitiva que nos aleja de la utilizada en otros juegos donde se hace necesaria una casi frustrante obligación de encajar el cargador de forma casi milimétrica para poder continuar disparando.

 

 

Pequeños puntos grises

Personalmente no he echado de menos el movimiento libre excesivamente, y desde mi punto de vista una vez terminado el juego me costaría encajarlo sin forzadas concesiones que quizás cambiarían completamente la forma en que ha sido desarrollado desde el principio.

El momento en el que podemos sentirnos más limitados con esta mecánica son determinadas situaciones en las que avanzas hacia un hot spot y por alguna razón querríamos volver atrás, pero el juego no lo permite. Es un mal que ya tenía Astro Bot, y que Blood and Truth vuelve a repetir, aunque no es un título que esté concebido para mirar atrás, pues salvo contadísimas y excepcionales ocasiones, todos los enemigos estarán frente a nosotros.

 

Ayudándonos de coberturas de todo tipo deberemos pasar por encima de cientos de enemigos que en ocasiones tratarán de ponernos las cosas difíciles intentando atacarnos desde mejores posiciones o disparando sin exponerse, pero en general no se comportarán de formas especialmente inteligentes, y tendrán pocos problemas a la hora de enfrentarse a nosotros sin ningún miedo a la muerte, facilitándonos el camino algo más de lo que nos habría gustado.

 

Hay una decisión en relación al diseño de estas coberturas que usamos durante todo el juego y que no nos convence del todo, y es que nos movemos entre unas del tipo de columnas o esquinas, pero en ocasiones también nos agazapamos detrás de coberturas bajas como escritorios, y cuando llegamos a estas el juego agacha al personaje automáticamente, lo que provoca que si estamos jugando de pie, no es posible levantarnos por encima del nivel que estemos y por tanto se nos limita a asomarnos por los laterales o disparar casi a ciegas.

Quizás una opción del juego que permitiera indicar que estas jugando en pie y en ese caso que el personaje no se agachara automáticamente en las coberturas habría sido una solución; pero en definitiva, para evitar tener este "problema", queda claro que es un juego que está pensado para ser disfrutado plenamente sentado, pues también existen varios niveles en los que estamos sentados en coches o frente a Carson en la mesa de interrogatorio.

 

Duración, Extras y rejugabilidad

La historia nos lleva cerca de unas 6 horas que pasan volando, de esas que dan ganas de completar de un tirón para evitar la sensación que se le queda a uno cuando está viendo una entretenida película y se ve obligado a dejarla para el día siguiente por falta de tiempo.

En cada una de las misiones podemos ganar un número determinado de estrellas que podremos gastar en nuestro piso franco para añadir ciertas mejoras como miras láser a las armas que tengamos desbloqueadas; y que conseguiremos en función de nuestra puntería, el número de coleccionables encontrados (relacionados con el contenido de VR Worlds) y la cantidad de dianas escondidas a las que disparemos.

 

 

Como añadido a la posibilidad de rejugar las misiones para conseguir el mayor número de estrellas, existen varios divertidos desafíos contrarreloj en los que tratar de conseguir la máxima puntuación mientras avanzamos rápidamente por distintos escenarios disparando objetivos, aunque echamos en falta unas clasificaciones online con estas puntuaciones que podrían aportar un punto competitivo que le sentaría muy bien.

 

Además de estos desafíos “contrarreloj”, existe otro grupo etiquetado como “próximamente” que de esta forma aclara uno de los contenidos que llegará en próximas actualizaciones, junto al nivel de dificultad mayor que ya fue anunciado para dentro de pocos meses, y que seguramente será muy bien recibido por los poseedores del juego.

Actualmente son 2 los niveles de dificultad disponibles, pero recomendamos encarecidamente el nivel de dificultad mayor, puesto que ya de por si en el nivel alto no nos ponen las cosas excesivamente difíciles, en el nivel fácil se pierde cierta gracia al aumentarnos nuestra cantidad de salud y desbloquearse de inicio modificadores de armas que en el nivel de dificultad mayor debemos ganarnos a través de las estrellas conseguidas en los distintos niveles.

 

CONCLUSIÓN

Siempre y cuando no seas Keanu Reeves, Bruce Willis, Daniel Craig o algún otro actor acostumbrado a protagonizar blockbusters de acción, Blood and Truth será el título que más cerca te hará sentir que estás dentro de uno de ellos.

 

La carga negativa que ejerza la falta de movimiento libre y el resto de pequeños puntos "grises" que hemos comentado es personal para cada uno; pero aún así podemos decir que juegos de disparos hay muchísimos en PSVR, pero espectaculares aventuras de acción hechas por y para este medio con un alto peso narrativo, grandes valores de producción que se aprecian en múltiples aspectos como el doblaje, la genial banda sonora o un apartado técnico pocas veces visto en otro juego de PSVR, hay muy pocos... o quizás sólo uno.

 

El juego ha sido analizado en una PS4 PRO.

+ Situaciones espectaculares

+ Banda sonora y aspecto gráfico sobresalientes

+ Entretenida historia

+ Ideal para venirte arriba como John Wick

+ Doblado al castellano

- El desplazamiento por hot spots puede no convencer a algunos

- Falta de clasificaciones online en desafios

- IA enemiga algo limitada

- Si eres de los que prefiere jugar de pie, las coberturas no están pensadas para ti

8,3 "Notable"
VRGameCritic

Comentarios (32)

Enlace al foro
  • Baker

    Baker

    Visores

    PlayStation VR
    Yo para recargar opto por guardarlas en el cinto y sacarlas. Es más rápido y menos fallos. Va bien así
    1 0
  • Buena idea,lo pondré en práctica cuando juegue de nuevo, gracias.
    0 0