Explorando Oculus GO: Escape Rooms

Atrapado en una habitación repleta de puzles, acertijos y artefactos, ¿sabrás salir antes de que se termine el tiempo? Probamos todos los juegos de escapada que ofrece el catálogo de Oculus Go.

18 JUL 2018  19:00

knob2001

4 comentarios

Explorando Oculus GO: Escape Rooms

Números, cajas fuertes y algo de suerte

Sentirse encerrado, aunque sea en el ascensor del trabajo, tiene algo de aventura. ¿Intento salir o espero a que me rescaten? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que alguien más se de cuenta? ¿Y si se parte la cuerda y me voy al infierno? Si encima a tu alrededor solo ves códigos, botoneras, utensilios a priori inútiles por sí mismos y un reloj con una cuenta atrás, entonces la cosa seguro que se pone mucho más interesante. Los llamados Escape Room fueron uno de los géneros sorpresa que irrumpieron en nuestra cultura hace unos cuantos años y hasta hoy, han sido uno de los que más horas nos han robado como títulos casuales.

 

Como también se preveía, el éxito cosechado en los catálogos de cualquier dispositivo (móviles, Steam o RV) no iba a tardar en escapar de las pantallas de ordenador para llegar a la vida real. Rara es la ciudad que hoy en día no pone a disposición de sus vecinos un puñado de salas de escape con temáticas diferentes, a cada cual más complicada e ingeniosa. Incluso el cine, con aquella maravilla que supuso la saga de películas Cube o la española La habitación de Fermat, también intentó encerrar al público en sus puzles.

 

 

Del mismo modo, siempre hemos sabido que la RV magnifica todo aquello que se ve a través de sus pantallas y salvando las distancias con las experiencias reales, una habitación virtual cerrada a cal y canto cumple con creces los requisitos de "inmersión", sobre todo si el espacio real disponible se asemeja en proporción con el espacio de la habitación simulada. En Rift o Vive tenemos grandísimos ejemplos de trabajos muy cuidados: Nevrosa o el magnífico -y gratuito- Belko, dan sentido a la presión de valerse del ingenio para superar sus pruebas en medio de un contexto muy cuidado.

 

Por desgracia, todo lo que rodea a un género de moda también se ve amenazado por los típicos títulos que solamente pretenden aprovechar el momento y su presupuesto e inventiva se fueron con el diseño del banner publicitario. En Real o Virtual nos hemos metido voluntariamente en todas las habitaciones del catálogo del visor Oculus GO y hemos tratado de escapar de ellas. Hoy, en Explorando GO, damos un repaso a los Escape Rooms.

 

Escape Room VR (975Mb | 360º)

 

Seguramente el más conocido de todos, consta de 4 habitaciones aunque la última de ellas es de pago. Entornos trabajados, voces en off decentes, incluye todos y cada uno de los elementos base en un escape room: cajas fuertes, códigos escondidos, pistas que llevan a engaño y algún que otro chiste malo. Como hablamos de un visor sin tracking de habitación, todo ha de hacerse mediante el mando -limitado- de las GO y aquí es donde veremos que muchos de estos títulos no terminan de funcionar demasiado bien. Escape Room permite el movimiento mediante teletransporte con el gatillo y acceder al inventario clickando en el touchpad. Acostumbrado a unas Rift o VIVE y su escala de habitación, enseguida echaremos de menos los gestos tan naturales como agacharse, acercarse para leer algo mejor o simplemente recoger algo del suelo para usarlo en otro lado. Aún así, uno de los Escape Room más logrados en las GO y un buen punto de partida si te gusta eso de estar encerrado con la muerte respirando en tu cogote. Como aspecto negativo, y la grandísima desventaja de este género, la nula rejugabilidad. Una vez solventado un puzle -y a no ser que te pegues un golpe fuerte en la cabeza- no regresarás nunca a él.

 

The Rabbit Hole (256Mb | 360º)

 

The Rabbit Hole hace referencia directa al conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Y como Alicia, tú también menguarás o crecerás a tu antojo para resolver los acertijos dentro de la habitación. Gran ambientación, mejores gráficos, completan para nuestro gusto uno de los mejores títulos de escape rooms disponibles. Quizás los puzles sean algo más difíciles -cosa de agradecer cuando vas familiarizándote con la temática- y puede que te quedes enganchado en alguno de ellos con la frustración que ello transmite. Pero nadie dijo que estos juegos tuvieran que ser fáciles. Lo importante en este caso es el contexto, y tanto la habitación como algunos detalles de la animación añaden un punto de calidad que otros juegos son incapaces de dar. El movimiento también tiene su punto a favor: puedes elegir entre libre o teletransporte, algo no demasiado habitual en las GO. Por pedir: más habitaciones o niveles. A un precio constante de menos de un Euro, se hace imposible no recomendar The Rabitt Hole.

 

Dark Days (713Mb | 360º)

 

De la mano de Parallel Studio y Oculus Studios llega un escape room terrorífico. Los gráficos y la propuesta de Dark Days convierten este juego en uno de los mejores títulos de todo el catálogo, ya sea dentro de los escape room o de cualquier otra categoría . De primeras, tiene una historia que contar. Al contrario de lo esperado en el género, esta vez no despertarás en una habitación cerrada. Llegarás a ellas en el transcurso de un guion espeluznante y bastante bien construido. El audio, el doblaje (latino si te decantas por el Español), los efectos y sobre todo la atmósfera general, te llevan inmediatamente al corazón de una historia que engancha y merece la pena vivir (o sufrir). Y aprovechando el cague que nos dio Dark Days, una pregunta pertinente: ¿por qué cada vez que te asustas en RV bajas la cabeza y te apartas cuando lo más sencillo sería cerrar los ojos o quitarte el visor? Puzles con cierta lógica y saltos con los pelos de punta en un motel de carretera. Poco más de puede pedir.

 

Hotel Room VR (88Mb | 360º)


 

Cuatro paredes directamente sacadas de algún tutorial de Unreal parecen dar forma a un juego que luego, tras un par de minutos, deja bastante buen sabor de boca si nos ceñimos exclusivamente a la finalidad del juego: los puzles no están mal y escapan -nunca mejor dicho- de los típicos acertijos donde no es la inteligencia o la lógica, sino la suerte, lo que termina por solucionarlos. El movimiento libre es un acierto (si no te mareas) y también el uso de las estanterías del fondo como librería de objetos para no tener que entrar en menús ni apretar botones. El gran pero y lo que hace que no podamos recomendarlo, son sus fallos generales de código a medio juego que nos envían de regreso al Home de Oculus perdiendo todo lo conseguido.

 

 

Escape from Bunker 14 (451Mb | 360º)


 

Con este título abrimos la ronda de las tomaduras de pelo. Aquellos juegos tan poco elaborados, tan limitados gráficamente y con tantos frentes mejorables que parecen más ejercicios de una clase de primero de Unity que títulos por los que pagar dinero. Escape from Bunker 14 llama mucho la atención por el nombre: escapar de un búnker dispara la imaginación mucho más que presentar la típica habitación cerrada. Pero hasta aquí. Ni los puzles, ni los gráficos, ni la duración (¡menos de 5 minutos!), ni la interacción merecen más que este simple comentario. Gratis nos parecería incluso caro.

 

Escape!VR (255Mb | 360º)

 

Una habitación a reventar de cajas fuertes, colores, marcas por el suelo y una bomba del tamaño de un coche frente a nosotros. EscapeVR! es un compendio de puzles facilones pero bien pensados unido a unos controles algo incómodos. Nosotros terminamos la primera habitación del tirón, sin dudar y lo que es peor, con no demasiado retorno de ego (ese que te hace sonreír al darte cuenta de lo inteligente que has sido). A falta de completar la segunda habitación creemos que EscapeVR! es mejor que otros pero no lo suficientemente bueno como para empezar por él.

 

Can you escape the Yacht (157Mb | 360)

 

Aunque en sí no sea un título que te proponga escapar de una habitación (esta vez es un yate), tiene los mismos elementos que un Escape room cualquiera. Pero no te dejes engañar. Pese a que los gráficos son bastante mejores que otros de su categoría, ni su mecánica ni su interface están a la altura. Recorrerás pasillos a golpe de clic (solo puedes moverte a los puntos de interés programados) y te frustrarás cuando intentes obtener algún objeto que de pronto se pone a volar en el aire como si fueras un maestro Jedi cutre. Puzles bochornosos y la sensación de estar luchando contra el juego en vez de contra los acertijos, convierte a este título y al siguiente del que hablaremos en un desastre a evitar.

 

Can you escape the Cruise Boat (292Mb | 360)

 

Cambia un yate por un crucero, paga lo mismo y tendremos un título hermano del anterior. Poco más que añadir a unos juegos de escape bastante sosos, poco exigentes en los puzles y casi nada divertidos. Una pena que el interface, la manipulación de objetos y el movimiento sea tan nefasto porque de otra manera sus habitaciones y pasillos darían bastante más de sí. Igual que pasaba con su hermano, mejor escapa de él.

 

Neverout (590Mb | 360)

 

Porque no todo tienen que ser combinaciones de números y cerrojos, Nerverout nos encierra en una habitación acolchada cuya única salida se encontrará siempre abierta. ¿El truco? Podrás caminar por todos los planos de la habitación (es decir, subirse por las paredes) para cambiar la orientación de la sala. Los puzles y la mecánica son viejos conocidos de otros títulos parecidos, pero que ganan una barbaridad en RV. Eso sí, si eres propenso al mareo, ten mucho cuidado. Pese a añadir un modo "cómodo", jugar a rotar la habitación donde te encuentras no es la mejor de las ideas para los estómagos sensibles.

 

Prison VR (192Mb | 360)

 

De los creadores de Escape Room VR, llega otra apuesta algo diferente: tienes 14 minutos para salir de la celda donde te tienen encerrado. Buenos gráficos y en general la atmósfera indicada, aunque para ser sinceros todavía seguimos sin dar con la respuesta al primero de los puzles. Nada mejor que una celda de dos metros por dos metros y pistas difíciles. Igual que Escape Room VR, movimiento teletransporte e inventario mediante un menú accesible con el botón de "volver". Eso sí, al no haber demasiados objetos terminaréis haciendo eso de "usar papel higiénico con tornillo" con toda naturalidad. ¿Por qué intentamos cosas tan estúpidas en los juegos que luego en la vida real ni se te ocurriría pensarlo? Todavía recuerdo tratar de combinar una nariz de payaso con la cabra en Broken Sword o una llave de metal en todas las estatuillas de gato en Indiana Jones y Fate of Atlantis. ¿Tan desesperados estábamos? Si no llega a ser por algún Micromanía y sus guías de juego alguno todavía seguiría intentando usar un destornillador con un pescado para abrir un cajón, por si cuela.

 

The Ship (538Mb | 360)

 

Si nos olvidamos del tráiler del juego y a esa tendencia de los desarrolladores de vender a los usuarios de RV como si hubiéramos ingerido un par de gramos de peyote cada vez que nos ponemos las gafas, The Ship consigue su propósito: encerrado en uno de los cuartos de un navío antiguo, deberás escapar antes de que el reloj de arena a tu derecha se agote. Puzles con mapas, piezas de máquinas y hasta un catalejo formarán parte del acertijo global. Bastante simple de gráficos pero un buen ejemplo de cómo, si lo demás funciona, se consigue la inmersión. The Ship no es el mejor título de escape room pero tampoco lo pretende. Propuesta digna y recomendable heredada de las GearVR.

 

The Prisoner (324Mb | 360)

 

Movimiento libre para buscar pistas por muchas de las habitaciones de una cárcel medio abandonada. Para hacerlo más interesante, alguien te ha inyectado un veneno y cada tres minutos deberás de tomarte el antídoto escondido por la habitación, lo que asegura algo más de estrés de lo normal. Una vez más, ambiente con gráficos muy sencillos pero esta vez más resultones. Buena sensación de inmersión y puzles asequibles. ¿Mejor encerrado en varias habitaciones que en una sola? A nosotros nos gustan más los rincones muy delimitados que ir caminando por pasillos, pero se agradece una apuesta diferente.

 

Please, Don’t Touch Anything (719Mb | 360)

 

Aunque el desarrollador ForwardXP explique este título como un simulador de botones, verse encerrado en una habitación con códigos y máquinas se asemeja bastante a un buen escape room. Calidad en los assets y muchísima ironía en el guion, "Por Favor, no toques nada" es un juego para pasar un buen rato que ha conseguido atraer a un montón de usuarios por su estilo desenfadado y algo canalla. Buen título para terminar una lista de escapar al límite de la muerte.

 

PD. Mencionar "Locked in VR", título prometedor por su primera pantalla, pero al no haber detectado el juego nuestro mando de GO, hemos sido incapaces de movernos o interactuar con los objetos. Cuando arreglen la versión, actualizaremos la lista.

Comentarios (4)

Enlace al foro
  • Buffff. Pues así de pronto no se hace muy apetecible el catálogo. De todos modos, cuando adquiera uno lo utilizaré casi exclusivamente para ver películas en 3D.
    1 0
  • cercata

    cercata

    Visores

    Oculus Rift
    PlayStation VR
    Oculus Go
    Oculus Quest
    Dejad de escribir estos articulos !!!! evil

    Por vuestra culpa me acabo de pillar "The Rabbit Hole" y "Please, Don’t Touch Anything", y eso que ya casi no me cabe na en la memoria del GO lol
    2 1
  • Casualmente estaba pensando pillarme alguno de está temática ,gracias por el artículo,
    1 0