Entrevista con SteelCode Games sobre Echoes: BCN Games World 2017

Entrevistamos a uno de los integrantes de SteelCode Games y examinamos toda la demo de esta aventura de sigilo, monstruos y cuevas submarinas.

24 OCT 2017  18:39

Cdaked

4 comentarios

Entrevista con SteelCode Games sobre Echoes: BCN Games World 2017

Echoes

La entrevista la tuvimos con Javier Gutiérrez, integrante del equipo de artistas de SteelCode Games, aunque me ha dejado claro que todos saben un poco de todo; él mismo dibuja, modela, texturiza, hace algo de animación o incluso testea el juego.

 

Aquí tenéis el trailer:

 

Según él, Echoes trata de una expedición a unas cavernas del fondo marino, en busca de una cura para la bioesfera del planeta, que se topa con todo un mundo aislado, con una gran riqueza de flora y fauna única. El submarino es destruido por una criatura inmensa y nosotros jugamos como uno de los pocos supervivientes que han quedado dispersos por las cuevas. Al empezar, avanzamos por la necesidad de socorrer a nuestra compañera Sarah, que ha quedado atrapada en una de las zonas sumergidas más profundas y en muy mala compañía.

 

¿Tendremos que pelear mano a mano contra esto? ¿En serio?

 

La gran cantidad de enemigos y la escasa munición, nos obligan a avanzar con gran sigilo, ya sea a pie o buceando por los claustrofóbicos y laberínticos túneles.

 

 

No pocas veces avanzaremos a oscuras, rodeados de peligros; por suerte, existe el Sónar: podemos activar un sistema que, cada pocos segundos, emite un pulso que avanza iluminando las superficies más sólidas con una luz azul, visible sólo para nosotros.

 

 

Cuando este sistema está activo, sólo podemos ver esa luz, aunque la estancia esté bien iluminada; cuidado con esto, ya que podríamos salir de entre las sombras y quedar a la vista de nuestros enemigos sin darnos cuenta.

 

 

Otra particularidad es que nuestra arma principal es un lanza arpones, que tendremos que recargar a cada disparo. Si queremos saber cuánta munición nos queda o cómo estamos de vida, hay un indicador en un brazalete en el brazo izquierdo, un poco a lo Pip Boy de Fallout, pero mucho más sencillo.

 

Al principio solo disponemos del cuchillo; el lanza arpones será la primera arma que encontremos.

 

Tras cada disparo, deberemos recargar y no es demasiado rápido. Solo podemos cargar con 13 arpones.

 

También tendremos un cuchillo, para los no pocos momentos en los que no tengamos munición. Hay más armas, como mínimo, una pistola.

 

 

La demo que ofrecían no se ha pasado a PlayStation VR; usaban Steam VR con un Oculus Rift. Se juega sentado y con pad, en este caso con el Dual Shock de PlayStation.

La aventura dura unas seis horas; pero, para no cansar, está dividida en misiones de unos 20 a 25 minutos. Creo que tardé incluso más en pasarme la demo, ya que descubrí y exploré una zona oculta, despacio y manteniéndome agachado, siempre casi a tientas.

 

Estaremos rodeados de enemigos: merodeando, quietos, escondidos, que no sabemos que pueden llegar a hacer o sin la apariencia de ser una amenaza; hasta las plantas del suelo nos pueden morder. Hay derrumbes, fumarolas de vapor, caídas y por supuesto, los monstruos: unos no conviene tocarlos, como las enormes medusas con sus descargas eléctricas; los “sabuesos”, una especie de dinosaurios parecidos a perros, muy agresivos y, por supuesto, está el enorme "Tiburón" que destruyó el submarino, sin ojos pero con garras y grande como un edificio. Otras criaturas sólo ofrecen el peligro de hacernos desperdiciar la escasa munición.

 

Este bicho tiene mala pinta, pero es un bendito; no desperdiciéis munición.

 

Nos comentan que, para no resultar demasiado agobiantes a la hora de bucear por los estrechos y oscuros túneles de roca, han decidido que no nos preocupemos del oxígeno, que es infinito. Yo no soy tan piadoso, aunque hubiera puesto oxígeno de sobras.

Es mejor registrarlo todo, porque aquí y allá encontraremos zonas ocultas o los restos de nuestros compañeros, de los que podemos recuperar armas, munición y kits médicos con jeringas para curarnos. Ese uso de submarinos, trajes de buceo, jeringas y alguna decoración de las cavernas, nos recuerda a los juegos de la saga Bioshock que transcurren en la ciudad submarina de Rapture.

 

La demo nos lleva a cruzar grandes cavernas llenas de sabuesos y otras criaturas extrañas, como insectos gigantes, evitando pisar las plantas-cepo. Más adelante tendremos que sumergirnos entre extraños peces y emergeremos en otras cuevas con más animales a evitar; el uso del sonar se hace obligatorio y cuando creemos estar a salvo, nos tropezamos con unos sabuesos durmiendo o un derrumbe que más que aplastarnos, nos desvía la atención de otra cosa. Sarah nos urge a ayudarla en nuestra radio; el Tiburón gigante está a punto de tropezarse con ella, que está atrapada. En la zona secreta recuperamos algo de vida y conseguimos varios arpones.

 

Los sabuesos son agresivos y rápidos; aunque estén lejos, en un segundo los tendremos encima.

 

En la demo abundan los agresivos “sabuesos”; se les puede matar con tres disparos certeros de nuestro lanza arpones, o dos cuchilladas al tenerlos ya encima. También tendremos al menos una pistola. Si bien es fácil disparar a un sabueso de lejos con el lanza arpones, quizás demasiado (por la mirilla y porque no parece saber de dónde procede el daño) cuando nos ven son muy veloces y en un instante los tendremos encima; no sé si es un error, pero cuando los tenía cerca y con el lanza arpones cargado, éste parecía negarse a funcionar y no podía hacer otra cosa que correr marcha atrás y dar cuchilladas, intentando acertarle en la garganta. Demasiadas veces me vi en esa situación, pero le cogí el tranquillo, a pesar que hay que apretar el disparador del joystick derecho de los Dual Shock y estar a la distancia justa, para que, cuando la animación llegue al punto culminante de la cuchillada, acertarle; es lioso. Además, hay que hacerlo dos veces si no estaba ya herido. Una cosa que no me ha gustado es que los “sabuesos” mueren siempre cayéndose dulcemente sobre su lado izquierdo, pase lo que pase. Piden más animaciones de diferentes caídas.

 

Tres arpones nos ha costado poner "a dormir" a un solo sabueso.

 

Llegaremos a un túnel submarino lleno de grandes medusas. Evité tocarlas e hice bien, ya que después vi que me hubieran electrocutado.

 

Hay que tener cuidado con rozar estas medusas, aunque no sean venenosas.

 

Al salir a la superficie, me topé con un cuadrúpedo grande que, aún ahora, no tengo claro si era peligroso; lo rodeé por si acaso, llegando a una pared tan vertical que me extrañó que se pudiera seguir por ahí (se ve que lo cambiarán, ya que le pasó a todo el mundo) pero sí, toca trepar hasta una zona de fumarolas que lanzan vapor a intervalos para quemarnos. Tras ellas, una estrecha pasarela de roca a mucha altura, con la que podíamos cruzar la cueva y, por fin, llegar a la última inmersión.

 

Cuando ya te estás preguntando, chico, esta demo no termina nunca o qué, nos topamos con la aleta caudal del tiburón más grande que se pueda uno imaginar, que está decidido a abrirse paso por un túnel, dejándonos una entrada inmensa para seguirle, con la gracia que, ya bien metidos, al “animalito” le da por darse la vuelta y nos obliga a escondernos y verlo pasar. Continuamos hasta un pasillo hasta que se termina, pero ¡espera! En el suelo hay un estrecho hueco que comunica con la gruta enorme que hay bajo nosotros. Incluso el “Tiburón” parece tener un tamaño normal mientras recorre sus paredes. A duras penas podemos colarnos. Allá al fondo, en el centro de la gruta, puede verse una luz roja que ha de ser una bengala; no queda otra que bajar.

  

Aquí llegamos a algo que creo que deberían pulir y ya fastidia en la zona de las medusas: no podemos subir rectos o hundirnos de cabeza; siempre nadamos hacia arriba o hacia abajo en un ángulo máximo de 45º, por lo que tenemos que descender de panza e incluso girando para no alejarnos, sin ver claramente que tenemos debajo sabiendo, además, que el pedazo de pez como una casa de cuatro pisos nada en círculos a nuestro alrededor y debemos estar solo justo más allá de sus sentidos, sean los que sean.

 

Diseñando al "animalito" que destruyó el submarino.

 

Por fin llegamos al fondo, junto a Sarah, que tiene la pierna atrapada bajo una roca; a toda prisa la ayudamos a soltarse, justo cuando el animal se nos echa encima; sólo hay tiempo de seguirla por un estrecho túnel y… terminar la demo.

 

Cuando me quito el Rift, los focos alójenos de la zona de los PlayStation Talens me hacen polvo las retinas, qué calor ¿pero cuánto he estado jugando? Parece que saliera a un día soleado desde una cueva de verdad. Algo cansado ya. Quizás fuera media hora y ya me había comido antes casi todas las otras demos y entrevistas. No me mareé, pero en mi caso no es ningún mérito.

 

Le toca el turno a nuestro compañero Isometric. Se quita el casco a los dos minutos escasos. Dice que no va a seguir, que ha empezado a notar la llegada de los mareos. Nos extraña por el rato que he estado yo y porque los chicos de SteelCode Games nos acababan de asegurar que nadie se quejaba de ellos. Quizás también era debido a todas las demos seguidas que llevábamos.

  

El juego está para SteamVR, funcionando en Oculus Rift y esperan hacer la versión para PlayStation 4, con planes de pasarlo más tarde a otras plataformas. Aún no tienen fecha de salida.

Durante toda la historia estamos en comunicación con Sarah a través de diálogos en castellano, curiosamente, el único idioma hablado soportado, de momento; seguramente saldrá en otros idiomas, sobretodo en subtítulos, como con el inglés.

 

SteelCode Games nos ha pasado un vídeo de una versión aún más reciente de su demo.

 

 ¿Qué me pareció? Puliendo cuatro pequeñas cosas, habréis visto que es una aventura. El mundo es extenso y se puede explorar a través de las diversas cavernas que se comunican con zonas de altura, cavernas submarinas o estrechos túneles con zonas escondidas y objetos recuperables. Da la sensación de ser un lugar enorme, por el que puedes avanzar sin notar cargas del juego, a menos que te maten, claro. En ese caso, no te llevan al principio, sino a alguna zona no demasiado lejana.

Comentarios (4)

Enlace al foro
  • SteelCode Games nos ha pasado un vídeo de una versión aún más reciente de su demo, quedando el vídeo anterior sustituido.
    3 0
  • Sam Marín tiene nuevos temas musicales de Echoes.
    0 1
  • El juego tiene una pinta increíble!! Espero que salga para Oculus también, hacen falta más juegos VR así en el mercado, con una historia, un trasfondo y una buena jugabilidad y mejor aún si es un shooter. Gráficamente para ser VR está muy potente la música en cambio no me gusta nada... parece un sintetizador de 4 teclas...

    Muy buen post y genial el juego!
    3 0
  • Gracias, GamerCOD wink
    1 0