Korix: ANÁLISIS

La estrategia en tiempo real en su formato más bélico llega a PSVR en un título sólido y completo que acude a las bases del género para ofrecer un planteamiento divertido y con muchas posibilidades.

19 ABR 2017  18:28

HenryCO

3 comentarios

Korix: ANÁLISIS

Korix

Sin duda alguna, la llegada de Korix a PSVR es una buena noticia para todos los amantes de los juegos RTS. Con tácticas compartidas con los Tower Defense, se recupera aquí la clásica secuencia de recolectar-construir-defender-atacar para urdir nuestra estrategia ganadora. Sin grandes alardes gráficos, Korix presta atención a lo importante y conforma un título creíble en su mecánica y muy divertido.

 

 

El planteamiento de juego es el que podríamos esperar en este género. Partimos de una gran cuadrícula desierta, de orografía variada, donde debemos ubicar nuestra base y en la que aparecerán una o varias bases enemigas a destruir. A partir de ahí, deberemos recolectar energía lo más rápidamente posible para poder construir elementos defensivos y ofensivos que nos permitan poco a poco definir nuestra estrategia.

 

En función del nivel que tengamos, tendremos acceso a un mayor o menor número de elementos para colocar. Ciertamente no es una cantidad demasiado elevada en ningún caso, pero si tenemos en cuenta los tres niveles de mejora que tiene cada uno, podemos asegurar un número de estrategias y casuísticas suficientemente elevado como para estar seguros de no repetir dos batallas iguales. Aunque en Korix no vamos a encontrar gestiones profundas de recursos o descripciones pormenorizadas de nuestros elementos, sin duda deberemos pensar dos veces nuestra estrategia y tomar decisiones que claramente condicionarán nuestra suerte en el campo de batalla.

 

La vista superior crea un efecto "maqueta" realmente atractivo

 

El juego nos propone el clásico punto de vista elevado o modo Dios desde el que gozaremos de una visión general de todo el espacio de juego. Mediante la pulsación de un botón podremos saltar a diferentes posiciones alrededor del tablero que nos permitirán tener control sobre todos los rincones. Aunque el juego es compatible con gamepad, el uso de los Move es sin duda la mejor opción por facilidad de manejo e inmersión. La gestión de los elementos se realiza de forma muy intuitiva, y rápidamente estaremos ubicando objetos en el tablero tan rápido como la acción lo requiera.

 

De igual modo, es recomendable jugar de pie. La libertad de movimientos que ganaremos respecto a la opción “sentada” nos permitirá acercarnos a nuestras tropas, desplazarnos lateralmente por el tablero o conseguir perspectivas de visión realmente resultonas. Parece evidente que el uso de la VR aporta a este género un claro valor añadido más allá de la inmersión. La mecánica de juego se ve claramente enriquecida por nuestra capacidad de gestión tridimensional, es realmente útil poder mirar el tablero desde cualquier perspectiva o desplazarnos rápidamente por él manteniendo la visión lejana de lo que está ocurriendo en el otro extremo.

 

 

La IA en general cumple con su cometido, ya que no nos pondrá las cosas nada fáciles y nos obligará a darle al coco permanentemente buscando una lógica a todo lo que ocurre a nuestro alrededor. A pesar de que nos queda un buen sabor de boca en este sentido, es cierto que existen determinados momentos en los que cuesta entender la dinámica de capacidades del enemigo. Ser exterminados sin remedio cuando apenas nos ha dado tiempo a construir unas míseras (y por supuesto insuficientes) defensas nos ha acercado más de una vez a la desesperación. En cualquier caso, al final acabaremos dando con la tecla y conseguiremos encontrar la combinación ganadora.

 

El escaso tutorial del juego abre directamente la puerta a la exploración y experimentación desde el primer momento. Es cierto que en muchas ocasiones deberemos acudir al prueba-falla para averiguar las mecánicas más efectivas en cada momento o para valorar la efectividad real de nuestros elementos. Sin embargo, esta dinámica hace que poco a poco vayamos ganando control y criterio en un proceso de autoaprendizaje que, en sí, resulta divertido. La dificultad del juego crece rápidamente y deberemos aplicarnos seriamente para completar los ochos mapas del modo “Campaña”. La duración del juego dependerá de nuestra pericia, pero un mínimo de 4-5 horas están aseguradas.

 

Acabar el juego en la posición decimocuarta en un ranking mundial ya deja entrever que la comunidad de jugadores no es muy elevada.

 

Gráficamente Korix hace uso de diseños sencillos y básicos al estilo Tron. Sin duda, esto ayuda a que el juego corra de forma nativa a 120Hz, característica con un impacto más mediático que práctico. Y es que en este juego, donde la mayor parte de movimientos de nuestra cabeza son de rotación , se consigue un efecto de suavidad muy parecido al que se obtendría con 90 Hz subidos con re-proyección. Además, hay que tener en cuenta que la mayor parte del escenario es “estático”, por lo que nadie debería esperar, a pesar de los mencionados 120Hz, ninguna mejora sustancial con respecto a lo visto en otros títulos. En cualquier caso, la limpieza y sencillez de los diseños resultan tremendamente efectivas a la hora de controlar y entender lo que ocurre en el campo de batalla, cumpliendo perfectamente con su cometido.

 

El juego nos ofrece tres modos diferentes: Campaña, Escaramuza y Multijugador. El modo “Campaña” es el principal y consta de 8 niveles que jugaremos contra la IA del juego. Los mapas van ganando en complejidad y, conforme vayamos avanzando, iremos desbloqueando nuevos elementos para colocar. Al final de cada mapa seremos listados en un ranking mundial en función de los puntos que hayamos conseguido, lo cual se convierte sin duda en un aliciente para volver a jugar cada una de las fases. En el modo “Escaramuza” podremos acceder a los mapas desbloqueados en el modo “Campaña” con la idea de planificar o probar nuestra estrategia sin presión añadida. Creemos sin duda que un modo “editor de niveles” le hubiera sentado increíblemente bien al juego, habrá que cruzar los dedos y esperar alguna actualización, aunque nos tememos que los desarrolladores no están muy por la labor.

 

Una pena no poder crear niveles. Nos tendremos que conformar con los 8 que trae el juego.

 

El modo “Multijugador” requiere una atención especial, ya que supone un plus absoluto en la mecánica del juego. Podremos acceder a partidas en modo cooperativo o versus, en las que nos enfrentaremos hasta un máximo de cuatro jugadores en mapas específicos. Cada uno de los contrincantes está representado por la cabeza de su avatar y su mando, que aparecen flotantes alrededor del tablero. Realmente se tiene la auténtica sensación de estar compartiendo espacio con esas personas en lo que supone sin duda un salto inmersivo espectacular. El chat de voz integrado ayuda aún más a reforzar esa sensación, ofreciendo momentos realmente divertidos. Por supuesto, la IA del modo “Campaña” deja paso a unas dinámicas de juego diferentes y “humanas” en las que el juego se redefine por completo y abre todo un nuevo abanico de posibilidades.

 

Compartir tablero con otros jugadores es una experiencia espectacular.

 

Lamentablemente, como suele ser habitual en estos casos, el problema viene a la hora de encontrar partidas activas a las que unirnos. La comunidad de jugadores sigue siendo reducida y podemos tardar entre 15 y 30 minutos fácilmente en encontrar alguien con quien jugar. Muy acertadamente, se ha implementado un minijuego de disparos que nos hará la espera un poquito más amena. También existe la posibilidad de crear partidas privadas, por lo que siempre podremos quedar con más gente y garantizarnos una partida planificada.

Conclusión

Korix no es profundo en su planteamiento, pero resulta completo como juego, lo cual ya es mucho decir en los tiempos que corren. Los juegos de estrategia en tiempo real y la VR conforman un binomio ciertamente atractivo que funciona especialmente bien. Con una mecánica creíble y sólida, este título nos ofrece varias horas de diversión a las que sumar un modo multijugador que catapulta sus posibilidades. Si el género RTS te resulta atractivo, Korix se convierte en un juego totalmente recomendable.

8 "Muy bueno"

+ Multijugador

+ Divertido

+ Esencia RTS

- Ausencia de editor de niveles

- Poco profundo

- Falta de jugadores online

Comentarios (3)

Enlace al foro
  • Genial análisis Henryco. Pinta muy bien el juego me recuerda artisticamente al Lazerbait que lo probé en Htc Vive y me encantó . Le tendré el ojo puesto y seguramnte caiga por 19,90 € esta de lujo .
    2 0
  • Acaban de liberar hace unas horas el parche 1.05. El tutorial ha sido sustancialmente mejorado y se ha añadido la posibilidad de cambiar la escala en la que se ven los mapas, jugar en la más pequeñita nos permite acceder a casi todo el mapa estando sentados simplemente moviéndonos hacia delante, muy útil y cómodo.
    Sin duda la mayor mejora es la posibilidad de activar una opción en la que el juego nos avisa cuando se creen partidas online a las que unirnos mientras disfrutamos del modo "campaña" o "escaramuza". Ya no tendremos que estar esperando en la sala del multiplayer sin hacer nada dandole a refrescar o jugando al minijuego. Los desarrolladores recomiendan la siguiente pauta para encontrar partidas online:

    1.- Ver si hay alguna directa a la que unirnos
    2.- Si no, crear una partida y esperar un par de minutos. Esto manda un aviso a todos los jugadores que hayan activado la opción de aviso de partida que he comentado antes.
    3.- Si no ha habido suerte pues disfrutar del juego offline y esperar a que nos salte el aviso.

    La verdad es que pinta bien, yo he encontrado partidas de forma inmediata aunque con la noticia de liberación del parche es posible que haya más gente activa de lo normal. Seguiremos probando.
    5 0
  • Buen análisis, como es habitual y muchas gracias por la información. Me gustan mucho este tipo de juegos y caerá, aunque mi bolsillo virtual empiece a resentirse este mes JEJE Con suerte nos vemos en el online. Si se da el caso, ten piedad de este novato...
    0 0