Crónica del Movistar Barcelona 360 Virtual Reality Fest

Os acercamos la crónica del festival de realidad virtual celebrado el pasado fin de semana en Barcelona, con showrooms, conferencias, y por supuesto competición de experiencias 360.

2 MAR 2017  12:55

jesteban

2 comentarios

Crónica del Movistar Barcelona 360 Virtual Reality Fest

Crónica del MOVISTAR BARCELONA 360 VIRTUAL REALITY FEST

El viernes 24 y el sábado 25 de febrero se desarrolló el Movistar Barcelona 360Virtual Reality Fest, al que he podido asistir al estar seleccionado con mi comedia 360 “El llanto del bebé”. Aprovecho la ocasión para redactar una crónica sobre lo que se vivió allí. En primer lugar quiero destacar el buen hacer de todo el equipo, capitaneado por José Luis Farrias, quien también dirige el mercado del 3D Wire que se desarrolla en Segovia. Ojalá esta sea la primera de muchas ediciones futuras, y se vaya consolidando como un festival de referencia.

 

El showroom

La verdad es que en la zona de Showroom había de todo para probar, comenzando por Samsung Gear con las que podías disfrutar de piezas fuera de concurso, hasta varias HTC Vive con nuevos juegos y piezas VR en distintas fase de desarrollo. También se podía contemplar los prototipos de cámaras 360 de la gente de SGO y de Kataclack, ambas estereoscópicas y modulares para adecuarse a las distintas necesidades del rodaje.

 

La Guarida Studios me enseñó el piloto de su serie de cortos en real time para un público infantil “PicoPico Adventures”, una preciosa pieza con una estética muy trabajada y unos personajillos muy carismáticos que sin duda tiene mucho potencial. Está basada en un libro ilustrado del mismo título. Sin duda el público infantil es uno de los grandes olvidados para la realidad virtual, así que se agradece que aparezcan iniciativas como esta.

 

 

Probé el nuevo juego de Moviements Films para HTC Vive “Gappo´s Legacy”, una espectacular puesta al día de las mecánicas basadas en el Space Pirate Trainer que tanto disfrutamos. Esta productora plantea una narrativa transmedia en el que este juego VR será su primer paso. Quiero destacar el enorme potencial de la línea argumental que me contaron, basada en un futuro distópico en el que los robots son recluidos y esclavizados en campos de concentración, situación que nosotros deberemos remediar. Estaremos atentos para seguir disfrutando del juego cuando salga en Steam.

 

 

Otro juego que tuve el placer de probar fue Radial Rimus, de Visot Studios, con dos tipos de mecánicas muy diferenciadas. Por un lado una de plataformas con visión isométrica, y por otro una de exploración menos estresante con vista en primera persona a lo largo de unas catacumbas. Buena combinación para ser jugada en VR. Quiero destacar el trabajo de arte que hay en el juego, con una iluminación preciosista muy bien optimizada (algo siempre difícil de conseguir en VR).

 

 

Visyon puso a disposición de aquél que quisiera probar las Hololens, así que era frecuente encontrarte a alguien con ellas puestas que parecía mirarte fijamente cuando en realidad disfrutaba de cualquier elemento holográfico (lástima su bajo campo de visión). Más adelante comentaré el interesantísimo corto que presentaron durante las conferencias.

 

Los chicos de Alquiler Gafas VR hacían honor a su nombre y ofrecían información a todo aquél que se esté planteando organizar un buen sarao virtual, algo que sin duda va a suceder cada vez más a menudo.

 

La distribución de contenido VR estuvo a cargo de Vnema, con una novedosa idea basada en la colocación de cabinas individuales a lo largo de las ciudades en las que poder contemplar piezas de VR, previo pago de la entrada online como si se tratase de una sesión de cine. Sin duda la distribución sigue siendo uno de los problemas de la VR narrativa. Ojalá este tipo de iniciativas lleguen a buen fin.

 

 

Un enfoque más empresarial fue el en el que se centraron los chicos de Isostopy, dedicados a integrar la VR dentro de los procesos de trabajo de las empresas, buscando la funcionalidad por encima del factor “Wow” que tanto hemos contemplado en los últimos tiempos. Una vez más se demuestra que la VR está presente en cualquier sector de nuestra sociedad.

 

Imascono y Smartech trajeron la realidad aumentada no inmersiva al festival, los primeros con un divertido stand en el que todos los que pasamos por ahí nos vestimos de cocineros virtuales, y los segundos con una aplicación para “aumentar” los monumentos más importantes del mapa de una ciudad.

 

 

Para los amantes de las emociones fuertes Bailout Group trajo consigo un simulador de vuelo sobre Manhattan, que al tumbarte sobre una plataforma horizontal te lleva a explorar los cielos sintiéndote como un pájaro, ya que puedes incluso aletear los brazos para darte impulso. Esta empresa se centra en aportar actividades que hagan únicos los eventos, y lo demostró también con su esfera inmersiva 360, en la que pudimos disfrutar de varios Reels, a cuál más espectacular.

 

Las conferencias

Durante el Viernes asistimos a una serie de conferencias que paso a describir brevemente.

 

La primera la impartió Alejandro Asenjo, de Visyon, que nos habló sobre “Escape”, un corto 360 estéreo con una peculiaridad más que interesante. Resulta que intenta replicar una de las características de los renders a tiempo real, su interactividad. En efecto, el corto de Alejandro muestra distintas escenas, según donde el espectador centre su visión. Pero lo curioso es que los Hot Spots no son visibles de antemano, sino que según muestre su preferencia el espectador mirando a tal o cual frente, así se lanzarán las distintas escenas, sin que notemos tiempos de carga que nos arruinen la inmersión. Sin duda todo un avance en la narración de historias no lineales. Explicó también que el espectador genera un flujo de datos que debemos aprovechar, pero sin llegar a abrumarle con mucha interacción (por que entraríamos en el terreno del videojuego), algo que sin duda cobrará más sentido aún cuando el eye tracking se integre en los HMD.

 

 

A continuación nos topamos con Hollywood, ni más ni menos. Varios millones de dólares fue el presupuesto del caso que nos expuso Robert Jan Blonk de Media Monks y The Foundry. Tras limpiarnos las babas, descubrimos que se trataba de la campaña en 360 estéreo de Eithad Airways, con Nicole Kidman de protagonista. Resulta espectacular conocer cómo se pueda rodar un proyecto VR con una factura Hollywoodiense. Motion control, Red Dragons que ruedan por secciones a 6k cada una, un avión 747 a tu disposición durante varias semanas, pero eso sí, generando la estereoscopía en postproducción.

 

 

Llegó el turno de Sergio Ochoa de SGO, uno de los mayores expertos en estereoscopía en rodaje, que nos presentó el prototipo de cámara 360 estéreo utilizando Gopros, pero desmontando sus ópticas, por lo que consiguieron una distancia interpupilar de 2,5 cm, ¡lo que es capaz de generar estereoscopía desde 0,5 hasta 20 metros! Por supuesto se trata de un diseño de cámara modulable, por lo que es posible disponer de varios rigs que se ajusten a las necesidades de cada plano. Se trajeron una estación de trabajo Mistika, y es impresionante contemplar cómo mueve el material sticheado a tiempo real. Aprendí de él una lección muy importante, y es que en lo que concierne a la estereoscopía, la curva de frustración y agotamiento del público es muy elevada. Es decir, que cuanto más se acerque la estereoscopía a replicar la realidad, pero sin que llegue a hacerlo a la perfección, más se frustra el público por que detecta que algo no marcha bien. (es decir, que si te metes a crear contenido estéreo, hazlo perfecto o no lo hagas). Me recordó al famoso síndrome del Uncanney Valley, pero aplicado a imágenes en estéreo.

 

 

Peter Lozano de Imascono hizo hincapié en el potencial de la realidad aumentada enfocada a acciones de marketing y formación que permitan crear nuevos canales de comunicación. Nos ilustró con múltiples usos de la AR no inmersiva, aunque que están a la espera de ser utilizados en futuros HMDs que integren esta tecnología.

 

 

La última conferencia corrió a cargo de Carlos Coronado, de Pantumaca, desarrollador del videojuego Annie Amber, y se centró en las distintas estrategias que se pueden llevar a cabo para crear una narrativa ambiental, un concepto que cobra más importancia en la VR, y que consiste en transmitir hechos o ideas al jugador a través del entorno y de los elementos que lo integran. Me recordó a la noción de “subtexto” que utilizamos los guionistas en los diálogos, que hace referencia a la información que transmiten los personajes a través de su tono, actitud, y manera de expresarse, pero que no verbalizan directamente.

 

 

Los premios

Poco tenemos que decir sobre los premiados, ya que a diferencia de los festivales de cortos y largos de cine, este evento no gira en torno a la competición, sino más bien pretende acercar la VR a la gente, tarea evangelizadora que es muy necesaria actualmente. Sería deseable que para futuras ediciones se amplificara el concepto de festival, quizá dotándole de algún aliciente que diferencie este evento de cualquier otro de los múltiples que existen relacionados con la realidad virtual. Por ejemplo sería posible diversificar los premios, quizá con nuevas categorías como “mejor inmersión”, “mejor apartado visual”, “mejor apartado sonoro”, “mejor interpretación” (aunque admito que la narración aún no está lo suficientemente madura como para que este apartado brille como en el cine tradicional, pero todo llegará), en fin cualquier aliciente que potencie su categoría de festival.Quizás una entrega de “premios” con cierto suspense también puede aportar algo, aunque no sea más que una rueda de prensa oficial del jurado.

 

No puedo acabar este apartado sin citar a los flamantes vencedores. Como mejor corto internacional “Pearl” de Patrick Osborn, una pieza de Google Spotlight Stories (aquí podéis leer el análisis), y como mejor corto nacional “Ceremony” de Nacho Vigalondo, promovido por Samsung.

 

Conclusiones

En definitiva, dos días de intensos contactos y mucho aprendizaje, como no podía ser de otra manera ya que hablamos de un medio en el que aún queda todo por hacer. El Movistar Barcelona 360 Reality Virtual Fest nace como un compendio muy interesante entre showroom, congreso, y festival, lo que lo hace muy llamativo tanto para el gran público, como para los profesionales que acuden a mostrar sus productos y servicios. Eso sí, quizá sea necesario mejorar la sensación de competición, para que este festival se diferencie de otros eventos relacionados con la VR y pueda ocupar su sitio como un festival de realidad virtual de referencia incluso a nivel internacional.

Comentarios (2)

Enlace al foro
  • Buen artículo, completito. wink a ver si otro año me entero antes, que vivo como a dos calles de la Farga de L'Hospitalet, donde está el salón. cagüen.
    1 0